La necesidad de avales rebaja a 16 las candidaturas al 20-N en Asturias

El registro ante la junta electoral es muy inferior al de 2008, cuando 29 partidos o coaliciones optaron al Congreso

A. S.OVIEDO.

Hace aproximadamente tres años y medio, en vísperas de las elecciones generales de marzo de 2008, hasta 29 partidos o coaliciones presentaron candidaturas al Congreso de los Diputados en Asturias. 25 lo hicieron al Senado. Es la cifra más alta en la historia de la democracia en la región. Ahora, con la mirada ya puesta en los comicios del 20-N, el número de formaciones que aspiran a encontrar un hueco en las Cortes Generales se ha reducido notablemente. Hay una explicación. No es que el interés por la vida política se haya reducido, ni mucho menos, sino que todo gira en torno a cuestiones legales. La obligatoriedad de presentar avales -en torno a un millar- para poder proceder al registro ha llevado a numerosas formaciones minoritarias a renunciar a participar en esta cita electoral.

Según la última reforma de la ley electoral, los partidos que carecen de un escaño en el Congreso o en el Senado deben recoger el aval de un 0,1% de los electores de la circunscripción por la que se presentan para poder formalizar el registro de candidaturas. En el caso asturiano, eso supone unas mil firmas. Incluso Foro Asturias, la opción política que lidera Francisco Álvarez-Cascos y que sustenta en la actualidad al Gobierno regional, ha tenido que cumplir este trámite al carecer de representación en las Cortes Generales. Los grandes partidos, caso de PSOE, PP o Izquierda Unida, están exentos.

Ello ha dado lugar a que un rosario de formaciones no hayan querido -o podido- superar este requisito. Algunas de ellas venían concurriendo a las elecciones generales con regularidad. Es el caso de Falange Española de las JONS, Democracia Nacional, el Partido Carlista o Convergencia Democrática Asturiana. Otras opciones que en anteriores comicios llamaron la atención por lo peculiar de su propuesta tampoco repiten, como Alternativa Motor y Deportes o Familia y Vida. Tampoco están Los Verdes, que hace cuatro años participaron en coalición con Izquierda Unida, ni el Bloque por Asturies, que formó parte de esa misma oferta electoral y que ahora ha dado un paso atrás, decididos sus responsables a volcarse en los próximos años en la política regional.

16 formaciones han presentado listas al Congreso y 15 lo han hecho al Senado. Son las mismas, con excepción del Partido Democrático y Constitucional fundado por el ex cura Arturo García, que sólo aspirará a la Cámara Baja. Están los grandes partidos, alternativas minoritarias ya habituales en citas electorales previas -Partido Comunista de los Pueblos de España, Partido Animalista contra el Maltrato Animal- y nuevas opciones que intentan buscar su espacio. Es el caso de Equo, la marca 'verde' que en términos nacionales lidera el ex responsable de Greenpeace Juan López de Uralde. Incluso hay propuestas que sugieren un desencanto social hacia la política actual. En ese ámbito podría ubicarse la marca Hartos.org.