El Sespa reactiva las derivaciones a Cruz Roja tras meses al ralentí

Autoriza 260 cirugías complementarias para poder cumplir con el concierto y llegar a los 13,7 millones de euros pactados para 2011

LAURA FONSECAGIJÓN.

Los quirófanos del Hospital de Cruz Roja volverán a estar a pleno rendimiento de aquí a finales de año. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha decidido reactivar el volumen de derivaciones quirúrgicas tras meses de ralentí. A petición del centro sanitario concertado, el Principado acordó autorizar un volumen de cirugías complementarias por encima de las que solía derivar cada mes y que se mantenían en unas 500. En lo que queda de año, el hospital realizará 260 operaciones por encima de ese pacto mensual. Con este incremento, que en ningún caso hará que Cruz Roja supere el tope de intervenciones que la anterior Consejería de Salud había fijado en 6.568 para 2011, el hospital confía en poder llegar a los 13,7 millones de euros que el Sespa se comprometió a facturar para el año en curso.

4.486 intervenciones

El mayor volumen de pacientes que Cruz Roja operará entre octubre, noviembre y diciembre serán de cirugía general. También de otorrinolaringología, especialidad quirúrgica que el hospital recupera después de casi ocho años. El compromiso del Sespa de incrementar las derivaciones de enfermos susceptibles de ser operados en Cruz Roja se adoptó ante el temor del centro concertado de quedar por debajo de la actividad acordada para 2011, la cual ya había sido objeto de recortes. La anterior administración sanitaria impuso ajustes en la red de centros concertados. En el caso de Cruz Roja, la reducción fue de casi un millar de intervenciones.

A fecha del pasado 30 de septiembre, el centro sanitario había operado a 4.486 pacientes derivados por el Sespa. Por esas cirugías, Cruz Roja facturó al Sespa 9,9 millones de euros. Con la nueva programación quirúrgica, el hospital de la calle Uría podrá mantener abiertos buena parte de los quirófanos y reasignar a sus funciones originales a muchos de los trabajadores a los que había tenido que cambiar de función ante el descenso de actividad general. «Ahora podremos volver a realizar del orden de las cinco o siete cirugías diarias», explicó el gerente del hospital, Carlos Prieto.

Menos actividad en verano

La merma de actividad y de derivaciones por parte de la sanidad pública se había agudizado durante el verano. El descenso no había llegado a preocupar en exceso al hospital ya que habitualmente la actividad quirúrgica y de consultas suele bajar durante el periodo estival. Sin embargo, tras la vuelta de las vacaciones, los quirófanos de Cruz Roja seguían trabajando al ralentí, lo que llevó a sus responsables a plantear esta dificultad a los nuevos responsables del Sespa.

El hospital gijonés confía en que se pueda cumplir con lo convenido con el Principado y finalizar el año con la facturación de 13,7 millones de euros. Lo contrario sería elevar aún más su nivel de pérdida, que ya había estimado para 2011 en el marco de los 200.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos