¿Es urgente revisar el PGO?

SANTIAGO MARTÍNEZ ARGÜELLESPORTAVOZ DEL GRUPO SOCIALISTA Y PROFESOR UNIVERSITARIO

Nos enteramos por EL COMERCIO de que el gobierno gijonés de FAC pretende modificar de inmediato el recién aprobado Plan General de Ordenación (PGO, en adelante) para incrementar la edificabilidad en la zona rural gijonesa. Siguiendo la práctica a la que nos está acostumbrando el equipo de Carmen Moriyón, conviene no fiarse ni de lo que dicen que van a hacer, ni de cuándo, ni de cómo.

Es evidente que en estos momentos no existe demanda de suelo, ni urbano, ni no urbano, ni en Gijón, ni en España. Creo que existe acuerdo en que la edificabilidad permitida en el suelo aún pendiente de desarrollo en Gijón es más que suficiente para atender la demanda de los próximos años. Incluso desde algunos ámbitos se han planteado alegaciones que sostienen que pudiera ser excesiva. Así que no existe interés público alguno para aumentar ahora el suelo edificable gijonés.

También es evidente que los responsables municipales no han pensado en el modelo de desarrollo que quieren para la zona rural gijonesa. Parece que abandonan la opción de su preservación medioambiental y se decantan por llenarlo de casas. Conviene dejar claro qué se persigue para que no haya equívocos y para poder comprobar si lo que se pretende encaja con lo que dice la normativa urbanística autonómica y estatal, porque es posible que se estén generando unas expectativas que no se puedan cumplir con la legislación actual.

Tampoco parece que hayan pensado por ahora cómo van a financiar las nuevas infraestructuras de servicios (entre otras: viales, saneamiento, agua, electricidad o comunicaciones) que son necesarias para atender el crecimiento de las edificaciones en la zona rural.

Este equipo de gobierno rehuye el debate, quizás porque sigue sin saber qué es. Pero ya es habitual que este tipo de anuncios sea incompleto, no se haga en el sitio adecuado, ni por alguien que se responsabilice de lo que dice. Y lo que es peor, también es habitual que el resultado final difiera mucho de lo supuestamente anunciado. Eso sí, si las cosas no salen, la culpa será de los demás.

Quienes e dicen que «no son políticos», lanzan con calculado oportunismo electoral algo que parece más un globo sonda que una propuesta valorada serenamente tanto cuanto a las posibilidades legales de actuación como en sus consecuencias reales. Lamentablemente, esta superficialidad y falta de rigor se está convirtiendo en el modo de hacer del gobierno local de Moriyón.

En estos momentos, lo que es verdaderamente urgente es el empleo. No el Plan General de Ordenación. Ahora es prioritario definir estrategias que permitan contribuir a la creación de empleo en nuestra ciudad, así como atender sus consecuencias sociales; porque el paro ha crecido a un ritmo de casi 800 personas al mes en los últimos dos meses.

Quizás FAC crea que se puede salir de la crisis repitiendo el modelo económico que impulsó Cascos cuando formó parte de los gobiernos del PP. Un modelo que propició la gran burbuja inmobiliaria cuyas dramáticas consecuencias padecemos ahora.

A las puertas de las elecciones generales, conviene recordar que durante los próximos años ni la construcción será el principal motor del crecimiento, ni el suelo una fuente de riqueza. Tanto el PP como FAC autoproclaman que ellos solucionarán la crisis. Para lograrlo, anuncian como señuelo la reedición de un modelo de crecimiento especulativo. Especulación que se ha convertido en el fracaso actual y que en este momento es, simplemente, un modelo imposible, porque ni hay demanda, ni hay financiación, ni hay necesidades.

Fotos

Vídeos