Los psiquiatras cargan contra los genéricos

«En materia de fármacos hay marcas y marcas. Es como los jamones, todos salen de la parte trasera del cerdo, pero sólo hay uno que es de jabugo» Piden que se mantenga la prescripción comercial de medicamentos para los enfermos mentales

LAURA FONSECAOVIEDO.
Miguel Gutiérrez, de la Sociedad Española de Psiquiatría; Miguel Bernardo, de la Sociedad de Psiquiatría Biológica; Julio Bobes, presidente del Congreso, y Julio Vallejo, de la Fundación de Psiquiatría y Salud Mental, tras la lectura de la Declaración de Oviedo. ::
                             MARIO ROJAS/
Miguel Gutiérrez, de la Sociedad Española de Psiquiatría; Miguel Bernardo, de la Sociedad de Psiquiatría Biológica; Julio Bobes, presidente del Congreso, y Julio Vallejo, de la Fundación de Psiquiatría y Salud Mental, tras la lectura de la Declaración de Oviedo. :: MARIO ROJAS

«Con los medicamentos de marca y los genéricos ocurre lo mismo que con los jamones, que todos salen de la parte trasera del cerdo pero sólo hay uno que es de jabugo». Este fue uno de los ejemplos empleados en el XV Congreso Nacional de Psiquiatría para criticar la nueva disposición del Gobierno central que obliga a los médicos, y por ende, a los psiquiatras, a recetar fármacos por principio activo y no por su nombre comercial. José Giner, catedrático de la Universidad de Sevilla, fue quien tiró de símiles para dar cuenta del trastorno que puede suponer para los enfermos mentales, sobre todo para los casos más graves, «que le cambien la medicación» a cuenta de la obligatoriedad de prescripir por principio activo. Tal y como avanzó EL COMERCIO, los psiquiatras reunidos desde ayer en Oviedo demandarán al Ministerio de Sanidad que permita a los profesionales de salud mental seguir prescribiendo por denominación comercial.

Porque «hay marcas y marcas. No es lo mismo un tornillo hecho en Suiza que uno fabricado en China», insistió con sus ejemplificación el expresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría. La reivindicación de Giner fue tomada como propia por el colectivo, buena parte del cual se encuentra representado en el congreso que se celebra estos días en el Palacio de Calatrava, en Oviedo. «En España hay unos 5.000 psiquiatras y la mitad de ellos están hoy aquí», indicó a modo de gráfica sobre la importancia del simposio el jefe de Psiquiatría del HUCA y presidente del Congreso, el asturiano Julio Bobes. El especialista señaló que Sanidad «debería admitir esta salvedad en la aplicación del real decreto» mientras las marcas que habitualmente consumen sus enfermos tengan el mismo precio que los genéricos, algo que ocurre actualmente. Los psiquiatras, explicó, «hacemos grandes esfuerzos para que estos pacientes se adhieran a la medicación. Cualquier cambio puede suponer el abandono del tratamiento», alertó.

100 antidepresivos similares

Miguel Gutiérrez, vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, abundó en este aspecto y señaló que de la fluoxetina, el principio activo ligado a los principales antidepresivos y entre los que se encuentra el famoso Prozac, «hay más de cien presentaciones. ¿Alguien puede pensar que todas son iguales?», se preguntó. Según este experto «hay medicamentos que disponen de estudios previos de efectividad y otros no. Es decir, hay genéricos buenos y genéricos malos».

Declaración de Oviedo

Con motivo del Congreso Nacional de Psiquiatría, los profesionales rubricaron ayer la llamada 'Declaración de Oviedo', un alegato contra la estigmatización y la discriminación de los enfermos mentales. Los expertos recordaron que «la peligrosidad y la relación con actos violentos de la persona con enfermedad mental no es la norma habitual en su comportamiento y han de considerarse tal cual son, hechos aislados». En este sentido, pidieron un esfuerzo a los medios para que no equiparen violencia con trastorno psiquiátrico y «ayuden a erradicar el estigma asociada a la salud mental».

En cuanto a datos de incidencia, Julio Bobes señaló que un tercio de los europeos sufre algún tipo de enfermedad del cerebro. El 75% de esos procesos guardan relación con los trastornos psiquiátricos, en los que la ansiedad y la depresión se sitúan a la cabeza. Asimismo, alertó de que un tercio de los enfermos mentales graves está sin diagnosticar, al igual que ocurre con algunos casos leves, entre los que figuran los trastornos del sueño y los problemas sexuales.