Una nueva senda verde unirá Baldornón con el cementerio de Deva

Medirá 3,8 kilómetros y se financiará gracias a un convenio entre el Principado y el Ministerio de Medio Ambiente

I. VILLARGIJÓN.
Estado actual del camino de Rioseco, que se asfaltará e incluirá una senda peatonal. ::
                             E. C./
Estado actual del camino de Rioseco, que se asfaltará e incluirá una senda peatonal. :: E. C.

Medio millón de euros para crear una nueva senda verde en el concejo. Gijón ha logrado la aprobación de un proyecto para transformar el camino de Rioseco en una senda verde peatonal compatible con el uso de tráfico rodado vecinal y agrícola, enmarcado en un convenio de colaboración entre el Principado y el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, del que también se verá beneficiada la Senda del Oso. El proyecto fue redactado en septiembre por los servicios municipales de Parques y Jardines -con el jefe de la sección Juan Carlos Martínez y la ingeniera técnica agrícola María Rosario Vallano al frente- y esta misma semana recibió la aprobación. Para su ejecución, que se llevará a cabo a lo largo del próximo año, se dedicarán 446.899 euros y dará empleo a una docena de personas.

El punto de partida de la nueva senda será el Campu Xuanes, cruce donde confluyen el propio camino de Rioseco y los del Curbiellu, Vocería, Repoblación Forestal y Caleyón. Se trata, por tanto, de una prolongación de la vía que, partiendo de la carretera de Peón, da acceso al cementerio de Deva. Los casi cuatro kilómetros sobre los que se actuará, que llegan hasta la capilla de Baldornón, están actualmente sin asfaltar, por lo que en temporadas de lluvias muchas zonas se llenan de barro, lo que dificulta el tránsito de vehículos y hace el camino prácticamente inaccesible para el uso peatonal.

El uso de este tramo es mínimo y se reduce básicamente a los vecinos de la zona, los visitantes del apiario y los trabajos agrícolas, forestales y de mantenimiento del Monte Deva. La intención es compatibilizar estos usos con el recreativo, por lo que la nueva senda tendrá dos partes diferenciadas. Por un lado, se asfaltará el camino para el tráfico rodado, tanto de turismos como de maquinaria agrícola. Si bien su anchura variable impide crear dos carriles, se establecerán zonas de ensanche, a modo de apartaderos, para que los vehículos puedan cederse el paso. En paralelo a esta carretera discurrirá un camino pavimentado para el paseo de peatones y ciclistas. La intervención incluirá además la creación de zonas de estancia equipadas con bancos, mesas y papeleras, la señalización de la senda con carteles informativos, puntos kilométricos y normas de utilización, la plantación de árboles a lo largo de todo el recorrido y un sistema de saneamiento que permitirá la evacuación de las aguas pluviales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos