Asturias, coordinadora del proyecto universitario europeo Leonardo da Vinci

E. M.OVIEDO.

La Universidad tradicional, tal y como la conocemos actualmente, concentra toda su energía en transmitir conocimientos a los estudiantes. A impartir una materia, normalmente condensada en un libro, y después evaluar su dominio de ella a través de un examen. Pero el modelo Bolonia y, sobre todo, la competitividad de la Universidad europea con las demás, ha llevado a la Unión Europea a fomentar la adquisición de competencias, es decir, ese conjunto de habilidades que pueden abarcar desde hablar en público hasta trabajar en equipo.

Pero el primer problema surgió cuando los profesores se enfrentaron a la tarea, una función para la que no habían sido formados. ¿Quién enseña al enseñante? La respuesta llegó a través del programa Leonardo da Vinci de transferencia de Innovación 'Nuevos Formadores para Nuevas Competencias', cuyo objetivo es ofrecer a los profesores de todos los niveles educativos las herramientas pedagógicas necesarias para formar al alumnado en nuevas competencias y habilidades en base a las necesidades de las empresas. De ahí que participen mayoritariamente docentes de las áreas de Economía y Empresa y Ciencias de la Educación.

El proyecto, que se desarrollará durante dos años y cuenta con un presupuesto de 381.00 euros, de los que 260.000 son subvencionados por la Unión Europa, está siendo coordinado por la Universidad de Oviedo, que actuó ayer de anfitriona para otras seis instituciones europeas y la Fundación Metal Asturias, cuya directora gerente, Pilar Suárez, ha incidido en el compromiso del organismo con la industria asturiana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos