Cine de los 50 para el siglo XXI

'Los muertos no se tocan, nene' se presenta en el Festival como homenaje a AzconaHoy se presenta el documental 'First we take Milán', recuerdo del Xixón Sound nacido en «la cafetería más que en las aulas»

M. F. ANTUÑAGIJÓN.
José Luis García Sánchez, Blanca Romero, Mariola Fuentes y Silvia Marsó, en Gijón. ::                             PALOMA UCHA/
José Luis García Sánchez, Blanca Romero, Mariola Fuentes y Silvia Marsó, en Gijón. :: PALOMA UCHA

Lo reconocen todos. No es una película al uso. Es una cinta de los 50 hecha en pleno siglo XXI pero emulando las formas de entonces, haciendo del blanco y negro bandera, pasando del sonido en directo y usando el doblaje con un texto que remite a esos tiempos y a un autor, Rafael Azcona que es, a decir del director de 'Los muertos no se tocan, nene', José Luis García Sánchez, «el autor más importante del último tercio del siglo XX».

Ese homenaje fílmico a Azcona tiene el sello asturiano de los estudios Gona, donde fue rodado, y es la continuidad de 'El pisito' y 'El cochecito'. «Casi lo más importante era el envoltorio», indica José Luis García Sánchez para explicar ese recurso al blanco y negro y a la voz doblada de los actores. «No me imagino la película en color», subraya y añade que «estábamos obligados por el estilo».

Claro que esas circunstancias fueron un reto para algunos actores: «Ha sido una experiencia increíble porque ya no se hace cine al estilo clásico en España», indica Silvia Marsó. «Es una oportunidad única poder rodar en plano secuencia con todos los actores hablando a la vez, es un caos organizado», añade, e indica que se ha buscado la clave de sainete para retratar la realidad Azcona.

El elenco casi en pleno de la película estuvo en el Festival de Cine de Gijón para presentar una cinta que tiene tras de sí muchas fabadas -«no tengo palabras para describir la gastronomía asturiana», señala la actriz Mariola Fuentes- durante un trabajo que le permitió a la gijonesa Blanca Romero «llevar a mi hija al colegio, ir a rodar y volver a recogerla». O sea, un lujo. Por eso todos ellos, también Tina Sainz y Carlos Iglesias, clamaron por que se pueda seguir haciendo más cine en Asturias.

También en España. García Sánchez lo tiene claro. No habrá malos tiempos porque hay madera: «Los chicos españoles antes hacían la mili y ahora hacen cortos. Y hay mucho talento, a ver cómo se canaliza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos