«En Oviedo y en Gijón hay demanda para la red concertada que no se cubre»

El sindicato mayoritario de la red, Otecas, calcula que «240 alumnos quedan fuera cada año por falta de unidades»

A. VILLACORTAOVIEDO.
El secretario general de Otecas, Juan Luis González. ::
                             JESÚS DÍAZ/
El secretario general de Otecas, Juan Luis González. :: JESÚS DÍAZ

«En Oviedo y en Gijón, hay demanda para acceder a la enseñanza concertada que no se cubre. O lo que es lo mismo: cada curso, en cada uno de los dos concejos, 120 alumnos de tres años se quedan fuera de la red». El sindicato Otecas, mayoritario en los centros concertados, que agrupan a 31.616 alumnos y 1.911 trabajadores, celebró ayer su décimo aniversario reclamando al Principado «la creación de nuevas unidades que permitan satisfacer esa demanda» y, en definitiva, «que se cumpla la legislación vigente en cuanto a la dotación de recursos para las dos redes que integran el servicio público educativo».

La lista de peticiones es larga: «Negociación de un acuerdo de plantillas vinculado con la reducción de las actuales 25 horas de carga lectiva, paga de 25 años, complemento autonómico para el Personal de Administración y Servicios, revisión del acuerdo de jubilaciones parciales, reconocimiento de antigüedad para recolocados de centros en crisis y acuerdo retributivo que permita la equiparación y contemple sexenios e incentivos por la evaluación docente». Porque, según sus datos, «la diferencia salarial entre un maestro de la pública y otro de la concertada oscila entre los 7.000 euros, en el caso de que no cobren antigüedad, y los 9.000 con doce años de servicio», explicó el secretario general de la Organización de Trabajadores de Enseñanza Concertada, Juan Luis González.

Son las demandas que los sacaron a la calle el curso pasado y que, de momento, sólo han obtenido «manifestaciones de buena disposición por parte del Gobierno de Foro Asturias», por lo que reclaman al Ejecutivo regional «que se ponga a trabajar y aborde en serio los problemas de los trabajadores de los centros concertados».

De corroborar la «discriminación» de la que hablan se encargó el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Javier Valle, quien, además recordar que «en Europa los trabajadores de ambas redes perciben un salario similar», defendió un mayor reconocimiento social del profesorado y un pacto de Estado en educación.

Por el momento, el único compromiso que lograron arrancarle ayer a la directora general de Ordenación Académica, Autonomía Organizativa e Innovación, María José Triguero, fue «que revisaría la dotación de personal para atención a alumnos con necesidades educativas especiales».