El Central, en un estudio europeo sobre corazón

L. FONSECAOVIEDO.
Miembros de la unidad de imagen y del servicio de Cardiología del HUCA. De pie, y a la derecha,  José Luis Rodríguez Lambert junto al italiano Emilio Pasanisi. ::
                             JESÚS DÍAZ/
Miembros de la unidad de imagen y del servicio de Cardiología del HUCA. De pie, y a la derecha, José Luis Rodríguez Lambert junto al italiano Emilio Pasanisi. :: JESÚS DÍAZ

Proteger el corazón trasplantado lo máximo posible. Este es el objetivo de un estudio europeo en el que participa el Hospital Universitario Central de Asturias y que se realiza en colaboración con la Universidad de Pisa, de Italia. El grupo de Trasplantes Cardíacos y Ecocardiografía del HUCA cuenta para ello con una beca de 12.000 euros concedida por la Sociedad Española de Cardiología. La intención es buscar nuevas técnicas, menos invasivas y que no utilicen radiación, para la detección precoz de un trastorno que suele afectar a los trasplantados del corazón: la llamada «enfermedad vascular del injerto cardíaco».

Hasta la fecha, los trasplantados son sometidos a cateterismos, una prueba invasiva que conlleva riesgos, para determinar si padecen esta patología. El método que investigan asturianos e italianos consiste en la realización de «una ecocardiografía de estrés con Dipiridamol, un tipo de fármaco», explicó el jefe del Área del Corazón, José Luis Rodríguez Lambert. Para los 23 primeros casos asturianos se contó con la colaboración del especialista italiano Emilio Pasanisi, que ayer finalizó su estancia en el HUCA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos