Los Caserinos se hacen ecológicos

La empresa de productos lácteos maliaya está pendiente de obtener el certificado de producción sostenible en febrero

LYDIA ISMAOXU (GRASES).
Alberto Amandi muestra en la finca de Los Caserinos una bandeja con varias especialidades de quesos. ::
                             L. I. A./
Alberto Amandi muestra en la finca de Los Caserinos una bandeja con varias especialidades de quesos. :: L. I. A.

Entrar en Los Caserinos es hacerlo en una familia. En la actualidad, es la cuarta generación la encargada de gestionar una empresa que desde 2006 busca la mayor calidad en sus productos lácteos, pero que desde siempre ha apostado también por una ganadería óptima.

En 1975, con Gonzalo Amandi al frente, adquirieron la primera ordeñadora mecánica y, a partir de ahí, esta familia ganadera fue esforzándose hasta convertirse, en la actualidad, en una de las empresas más conocidas de Villaviciosa y con varios reconocimientos. El último, lo obtuvo la pasada semana, cuando recogió la distinción especial que la asociación Cubera, de Amigos del Paisaje de Villaviciosa, le entregó «por sus productos innovados, sus inventos que acreditan ingenio, reflexión, pertinacia, espíritu de trabajo en grupo, y por lo que demuestra en la actual coyuntura económica, es decir, la posibilidad de salir adelante», según expuso Etelvino González, el presidente del colectivo. «Fue muy inesperado, pero estamos muy contentos. Se agradece, además, que haya sido una asociación de casa la que nos haya reconocido el trabajo», confiesa Alberto Amandi, uno de los cuatro hermanos que regenta el negocio.

La próxima meta está fijada el 15 de febrero. La previsión es que ese día Los Caserinos obtengan la certificación que acredite que sus productos son ecológicos, una línea en la que la familia Amandi lleva trabajando varios años. «Buscamos la diferenciación con el resto», asegura Alberto. «Los productos ecológicos son más caros, pero también el pienso para los animales cuesta un 40% más, se necesita mucho más terreno y la producción es más costosa», explica. Uno de los requisitos establecidos es que por cada hectárea de terreno solo se pueden tener dos vacas.

De hecho, se han visto obligados a reducir la ganadería de vacas a 40 madres y cuentan con 200 cabras. «Se trata de un sistema de explotación menos intensivo y de mayor calidad, pero da más valor añadido, que es lo que hace que el producto final sea diferenciado», señala.

En la actualidad, Los Caserinos transforman en torno a los 300.000 litros de leche. De ahí salen sus seis especialidades de quesos con la marca Los Caserinos y las tres variedades, al vino, tierno de vaca y tierno de vaca ahumado, bajo el nombre de Reflejo de Valdediós.

Además, desde este año, también elaboran arroz con leche, que ya ha encontrado un hueco importante en el mercado.