SOS Cultura propone que un director general controle la nueva fundación

El colectivo solicita que el 7% del presupuesto del Consistorio vaya para la Fundación Municipal de Cultura, aún sin constituir

I. REYOVIEDO.
SOS CUltura quiere que la Red de Bibliotecas dependa de la fundación. ::
                             JESÚS DÍAZ/
SOS CUltura quiere que la Red de Bibliotecas dependa de la fundación. :: JESÚS DÍAZ

Antes de final de año la Fundación Municipal de Cultura debería estar constituida. Así lo acordó el Pleno del pasado mes de octubre, donde se aprobó la recuperación del organismo con los votos en contra del PP. La fecha difícilmente podrá cumplirse, pues a día de hoy ni siquiera hay estatutos. De los grupos municipales, solo Izquierda Unida ha presentado una propuesta de organización para la fundación. El dossier ya está en manos del resto de partidos políticos y también sobre la mesa de asociaciones vecinales y ciudadanas implicadas en el área. La primera en pronunciarse ha sido SOS Cultura.

Ayer el colectivo, que desde su inicio peleó para el regreso de la Fundación Municipal de Cultura, transmitió los ocho puntos a los que no están dispuestos a renunciar «y que deben incluirse en los estatutos, porque lo dice la Ley de Grandes Ciudades», destacó Luis Feás, uno de los representantes de la asociación.

Música

El nuevo ente debería encargarse, a su juicio, de la Red de Bibliotecas Municipales y, además de la programación cultural, «sería conveniente establecer programas formativos culturales en colaboración con las escuelas de música, música tradicional y artes plásticas y escénicas».

La fundación ideada por SOS Cultura se organizaría con un Consejo Rector, que además de un número de representantes de los grupos políticos (sin necesidad de que sean concejales) cuente con «particulares de reconocido prestigio en el ámbito de la Cultura». Ninguno recibiría contraprestación económica por su labor, al igual que los portavoces de asociaciones profesionales e instituciones que compondrían el Consejo de Cultura Local.

Quien sí tendría sueldo sería el director general, el «único competente para elaborar los planes y programas del organismo». Un concurso público y abierto determinaría su elección, como establece la Ley de Grandes Ciudades: «Deberá ser un funcionario de carrera o laboral de las Administraciones públicas o un profesional del sector privado, con más de cinco años de ejercicio profesional; titulados superiores en ambos casos».

Estos días se debate el presupuesto general del Ayuntamiento para el próximo año. SOS Cultura reclama que «un 6 o 7%» del mismo se reserve para la Fundación, que concedería las subvenciones del ramo, aunque sin estar constituida no recibirá partida alguna. Al menos no directamente.