El Banco de Alimentos reparte dos millones de kilos de comida en 2011

El delegado del Gobierno destaca la importancia de los voluntarios durante su visita a la nave de la fundación en Lugones

SARA ARIASLUGONES (SIERO).
González Zapico visita la nave de la Fundación Banco de Alimentos de Asturias en Lugones. ::
                             PABLO NOSTI/
González Zapico visita la nave de la Fundación Banco de Alimentos de Asturias en Lugones. :: PABLO NOSTI

Tiempos de crisis, de facturas sin pagar y de escasez para muchas familias. Pero la Navidad parece traer consigo el lado más amable de las personas. Hay más necesidad, pero también más generosidad. Durante estas fechas, la Fundación Banco de Alimentos de Asturias siempre intensifica su actividad, y este año ha repartido más lotes que nunca. «Aunque estuvimos desbordados hay que mentalizarse de que esta gente necesita comer durante todo el año», recordó Bernardo Sopeña, patrono de la fundación.

El Banco de Alimentos recibió ayer la visita del representante de uno de sus patronos de honor, la Delegación del Gobierno. Francisco González Zapico acudió a la nave que la organización tiene en el polígono industrial Puente Nora, en Lugones. Desde allí, destacó la importancia del trabajo de estos hombres, «voluntarios todos ellos, que cumplen con una importantísima labor social».

La fundación se mantiene gracias a la labor de estos colaboradoradores que, día a día, apilan palés y organizan lotes de comida. Pero también por las 140 entidades benéficas que colaboran en el reparto, como asociaciones, particulares y centros educativos que aportan alimentos procedentes de la 'Operación kilo'. Por otra parte, muchas empresas asturianas donan productos en stock. Además, una cadena de supermercados de la región ha cedido sus antiguas naves en el polígono del Espíritu Santo, en Colloto, a la fundación para que pueda optimizar su trabajo. También cuentan con la colaboración de diferentes sociedades que les apoyan económicamente en la obtención de alimentos.

Y de las instituciones. La Unión Europea, a través de la Política Agraria Común (PAC), dota todos los años a los países miembro de una cantidad de dinero para comprar comida para los más necesitados. También el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente hace su aportación.

A pesar de que los países nórdicos cuestionaron estas dotaciones, el plan de alimentos se ha prorrogado durante dos años más. Y se ha aumentado, pasando de 18 millones de euros a los 74 que han llegado a España este año. De esa cantidad, Asturias se ha beneficiado de 1.082.790 euros.

La ayuda se reparte al 50% entre el Banco de Alimentos y Cruz Roja. En Asturias, se calcula que hay 139.000 personas viviendo en el umbral de la pobreza. Los alimentos recogidos durante la campaña de Navidad llegarán a 16.000, repartidos a la mitad entre ambas instituciones. El Banco de Alimentos ha distribuido durante este año 2 millones de kilos de comida. La misma cantidad, pero de uvas, que consumirán los españoles este sábado. Este postre no faltará tampoco en los hogares que reciban la comida de la fundación. «Ya tenemos 10 palés y estamos esperando más», afirmó Sopeña. Muchos distribuidores entregan los productos a la fundación antes de que se estropeen. Además, les supone un alivio económico, ya que deben deshacerse de este stock en Cogersa, lo que les evita el consiguiente pago.

El reparto

La distribución de alimentos se realiza en cuatro fases trimestrales. Las campañas comienzan en los meses de febrero, abril, julio, y de septiembre a diciembre. Un trabajo continuo realizado por voluntarios, distribuidos en un arco social amplio: jubilados, parados, o personas que se encuentran en activo. «Esto no sería posible sin ellos, por lo que merece la pena poner en valor el esfuerzo que realizan», destacó Zapico. La Fundación Banco de Alimentos de Asturias, y todos los que la forman, demuestran a la sociedad que la solidaridad y la ayuda entre unos y otros es posible. Y no solo en Navidad.

Fotos

Vídeos