Las alternativas: desde los fallidos clubes de fumadores a la opción radical de abandonar el tabaco

El Centro Asturiano creó en enero de 2011 un recinto con todos los permisos en orden, pero la baja demanda lo echó al traste

R. BALBUENAAVILÉS.
Una imagen del club del Centro Asturiano, en sus comienzos. ::
                             MARIETA/
Una imagen del club del Centro Asturiano, en sus comienzos. :: MARIETA

La 'Ley antitabaco' deja muy pocos resquicios para que quien quiera fumar fuera de casa y a cubierto pueda hacerlo sin temor a sanciones. Aparte de los espacios habilitados al efecto en centros de salud mental y prisiones, o de recintos públicos techados que cuenten con menos de tres tabiques como cierre perimetral, la única alternativa viable son los clubes de fumadores.

Concebidos bajo condiciones muy estrictas (no poder contar con suministros hosteleros ni personal comercial, además de necesitar un fuerte equipamiento de ventilación y otro de reserva), Avilés tuvo un ejemplo temprano en el que creó el Centro Asturiano de La Habana. Abierto al mismo tiempo en que la ley entró en vigor, las primeras expectativas «eran buenas, ya que en el primer mes conseguimos cerca de treinta nuevos socios», explica Ramón Arbesuk, presidente de la entidad radicada en la calle de La Fruta.

A eso ayudaba «tener una ventilación natural que complementaba los sistemas acondicionados», y que era una sala en el Centro con mesas y sofás «y con el resto de permisos en regla, de modo que no hubo ninguna infracción ni ningún problema legal», asevera Arbesuk. Sin embargo, «la cosa fue flojeando y muchos miembros se dieron de baja, porque la hostelería supo adaptarse y nosotros no podíamos competir con ellos», afirma el presidente. De ahí a cerrar el club «había un paso, que acabamos dando porque mantenerlo nos salía caro, y más en medio de esta crisis», explica Arbesuk.

De este modo, no es de extrañar que el número de personas que desean dejar de fumar haya crecido en los últimos doce meses, como atestigua la proliferación de cursillos y talleres en asociaciones y centros de salud de la comarca.