Juventudes Socialistas rechaza acudir a la comisión del lunes

I. VILLARGIJÓN.

Las Juventudes Socialistas de Gijón no participarán el lunes en la reunión donde se prevé empezar a debatir el borrador de ordenanza cívica presentado por el área de Seguridad Ciudadana. Según informó ayer en un comunicado la organización juvenil del PSOE, la decisión se debe a su desacuerdo con que sean las juventudes de los diferentes grupos políticos las que tengan voz en la comisión y no el Conseyu de Mocedá, una decisión que definen como «absurda».

Los jóvenes socialistas denuncian en su escrito el «sectarismo del gobierno que soportan FAC y PP», que en su opinión «les impide reconocer a las entidades de la ciudad, incluidas aquellas de las que forman parte». En este sentido, se preguntan si «el paso siguiente de un gobierno que cierra puertas y ventanas a quienes no comparten su ideario» será «no reconocer a una federación de vecinos porque no les gusta quién la preside».

La organización juvenil considera que «el procedimiento de elección de los y las representantes juveniles no es el adecuado», y critica también «que se pretenda dar por implicados a los jóvenes porque alguno de ellos haya ido a una sola reunión. Esto no se puede despachar con una intervención de diez minutos». Aseguran que sus planteamientos con respecto a la futura ordenanza de convivencia ciudadana «ya son defendidos por la representación del grupo municipal socialista» y definen como «una cortina de humo la negativa de FAC y PP a que los y las jóvenes participen». Añaden que en el debate sobre estos asuntos «debe escucharse a muchas más voces de las que quiere el equipo de gobierno» y acusan directamente a la alcaldesa, Carmen Moriyón, de «estar dispuesta a dar voz sólo a quienes les den la razón. Para eso que no cuente con nuestra organización».

El PP rechaza la prohibición

Sí han confirmado su participación en la comisión que estudiará el borrador de ordenanza las Nuevas Generaciones del Partido Popular de Gijón, que estarán representadas por su vicesecretario general, Andrés Ruiz. Ayer, antes de que el Ayuntamiento les remitiera el documento base sobre el que se discutirá, Ruiz adelantó las líneas en las que basará su postura, tres ejes a partir de los cuales se mostró dispuesto «a ceder, si los otros ceden, pero siempre respetando esos puntos». El más destacado de ellos es la oposición de los jóvenes populares a prohibir la práctica del botellón, porque entienden que no tendrá ningún efecto práctico. «El 80,4% de los universitarios admiten practicar el botellón de manera constante, lo que significa que estamos hablando de un hecho social, y por mucho que se prohíba los jóvenes seguirán saliendo a beber a la calle. La prohibición no ha funcionado en otras ciudades».

Nuevas Generaciones también descarta la creación de 'botellódromos' y aboga por «fomentar la concienciación y la convivencia, con un verdadero plan para que los jóvenes, ya desde la casa y desde la escuela aprendan a compartir su ocio con el descanso de los vecinos».

El PP también reclama un plan municipal de drogas.

Fotos

Vídeos