Los pescadores deportivos se aferran al oricio

E. C.GIJÓN.

Los responsables de la agrupación de pescadores deportivos Volver al Pedreru no están dispuestos a renunciar a la captura de oricios para consumo propio y, antes bien, reivindican desde hace tiempo un incremento del cupo de capturas de cinco a ocho kilos por persona y día. La propuesta de veda realizada por los profesionales, aunque no les excluye, tampoco les satisface, y aún menos la posibilidad de que fines de semana y festivos queden excluidos del periodo de pesca.

Según dijo Xuan Xosé Sánchez, habitual portavoz de Volver al Pedreru, su argumento es muy simple: los pescadores profesionales tienen la exclusiva capacidad de vender sus capturas, pero «la mar es de todos» y el derecho a pescar, también.

En el caso del oricio, los pescadores deportivos añaden un argumento específico: la normativa asturiana, que impide capturar oricios mediante buceo, aboca a que esa pesquería sólo sea practicable los días de mareas vivas y, si un aficionado tiene que compatibilizar la visita al pedrero con su trabajo y evitar los meses en los que los ejemplares no están en sazón, a la hora de la verdad sólo media docena de días al año son hábiles para pescar oricios, así que su efecto en la evolución de la especie no puede ser notable.