Asturias renueva su cantera de cine

En plena fase de postproducción los 21 alumnos, ahora ya cineastas con título, apuran los montajes que serán presentados el próximo martes Finaliza en los Estudios Gona el rodaje de 21 cortometrajes fruto de los cursos de Cajastur

PACHÉ MERAYOMORCÍN.
'La última aventura del hombre abeja'. Arif Alfaraz dirige a su actor protagonista. ::
                             GONA/
'La última aventura del hombre abeja'. Arif Alfaraz dirige a su actor protagonista. :: GONA

Las 435 horas de información sobre la mesa y de formación tras la cámara, que se les prometía el último noviembre, ya han sido consumadas. Ahora toca ver los frutos de ese tiempo invertido. Las muestras de talento de la nueva cantera de asturianos que emprende la aventura del cine y que ha encontrado en los cursos promovidos por Cajastur, en los Estudios Gona, el modo y la manera de dar los pasos necesarios para hacer realidad su sueño. De la primera convocatoria (esta es la segunda) salieron cortometrajes premiados, recuerda Samuel Martínez, el profesor de la última fase, la práctica, seguro de que «de aquí también van a surgir trabajos que logren reconocimientos».

Tras guiar los pasos de los 21 aspirantes, ya cineastas con un título en su currículo, Martínez, que les ha llevado de la mano desde la planificación a la postproducción y montaje, pasando por la localización, el guión, el rodaje y hasta los ensayos, alaba la capacidad de todos para trabajar en equipo. «Y es importantísimo a la hora de hacer cine, donde se mezclan muy diferentes disciplinas y labores totalmente diversas». Pero no es eso lo único que ha sorprendido al profesor de la formación práctica. También se ha visto gratamente impresionado por «la gran formación cinematográfica de la mayoría. Se nota que han alimentado la mirada, que han visto muchísimo cine y cine de todos los estilos, tanto el comercial, como aquel que no llega a las salas y eso es algo que hay que agradecer al Festival de Gijón».

Dirigido por Jesús Martínez León, el curso de Técnicas Audiovisuales Polivalentes del Centro de Formación Juan Gona, que el próximo martes 28 cerrará su segunda edición con la presentación de los 21 trabajos ya rodados y en cuyo montaje se trabaja a contrarreloj, ha añadido a esos conocimientos un buen fundamento teórico del trabajo audiovisual. Sin embargo donde se pone ahora la atención es en el rendimiento de la parada práctica de las labores de preproducción, rodaje y postproducción. El resultado ha tocado todos los géneros cinematográficos, «de la comedia al drama, pasando por el cine experimental», explica Samuel Martínez, quien asegura que se ha hecho, además, con grandes muestras de ingenio.

Un ejemplo es Pelayo Álvarez, un joven que ya formó parte del equipo de 'Los muertos no se tocan, nene', rodada también en los estudios de Argame. Ahora le ha salido un cortometraje titulado 'Asfalto', con el que, como el resto de los alumnos convalidará las prácticas de primero de la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid (ECAM).

« 'Asfalto' es una revisión del género negro de los 40», dice, después de confesarse feliz por haber participado de estos cursos. «He intentado buscar todos los clichés y los he metido. No fatal la mujer fatal, los neones, el humo, la habitación del hotel sucio, el alcohol...». Pero sobre todo 'Asfalto' es el primer trabajo dirigido y escrito por él, en el que, «aun queriendo» no se ha metido en los roles del resto del equipo. Por que una de las primeras cosas que han aprendido es a «establecer una relación entre cada especialidad con el resto de departamentos».

Esto lo admiten todos los alumnos, que se vanaglorian de haber podido, precisamente, en busca de esa relación, trabajar todos los campos. Héctor Iglesias, autor de 'Línea adicional', una comedia que pone entre las cuerdas al operador de una línea telefónica, que saca de la siesta a su protagonista, cuenta que él, como otros muchos, ya había hecho algún pinito en la dirección o escribiendo guiones, «pero no sabía nada de vestuario, maquillaje, incluso de montaje y ahora he aprendido todas esas funciones». Y es que además de realizar su propia historia, cada uno ha participado en las de los demás cumpliendo una misión diferente.

Otra de las alumnas, ahora ya cineasta, es Margarita Dalmedo, que además de rodar su corto está haciendo el 'making of' de los rodajes ajenos. Es la autora de 'Pausa', un trabajo experimental en el que juega «con la realidad y los sueños, a un paso de 'La rosa del Cairo', de Allen, y 'La noche americana', de Truffaut». Sus personajes se meten en la película o serie de televisión que están viendo a golpe de mando a distancia. Todos y cada uno de ellos ha creado un mundo personal que con el tiempo pudiera ser la base de una gran carrera cinematográfica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos