Hoja de aprecio «por imperativo legal»

La hoja de aprecio municipal no llegó por las buenas, sino forzada por un duro auto del Juzgado de lo Contencioso número 3, que advertía «mala fe procesal» por parte de la Administración en sus continuos intentos de evitar el proceso de retasación solicitado por Comamsa. Pero eso no quiere decir que el Ayuntamiento se haya rendido. Presenta la hoja de aprecio por «imperativo legal». Sin renunciar al pleito que tiene interpuesto contra el derecho de Comamsa a la retasación. Con el que, en palabras del alcalde, el equipo de gobierno defiende los intereses de los ovetenses.

El recurso se resolverá «en dos meses». Es decir, antes de conocer la cantidad en la que el Jurado de Expropiación valora ahora Villa Magdalena.