Por 50 años de grandes virtudes

Fernando Fueyo, párroco de El Coto, recibió ayer el homenaje de Bravo Asturianísimo ante sus inminentes bodas de oro de su labor pastoral

ÓSCAR CUERVOGIJÓN.
Fernando Fueyo, entre emocionado y divertido, se dirige al público que acudió a su homenaje. ::                             JOAQUÍN BILBAO/
Fernando Fueyo, entre emocionado y divertido, se dirige al público que acudió a su homenaje. :: JOAQUÍN BILBAO

El teatro Jovellanos se abarrotó ayer para rendir homenaje a a uno de los curas más carismáticos y queridos de la ciudad. Fernando Fueyo, párroco de San Nicolás de Bari -en El Coto- y capellán del Real Sporting recibió ayer el calor y el cariño del público en una nueva edición del programa Bravo Asturianísimo, un espacio que distingue las virtudes, acciones y compromisos de todas aquellas personas e instituciones involucradas en el desarrollo positivo de la ciudad y de la región.

Qué mejor momento que este para distinguir a Fernando Fueyo -cumplirá el próximo día 18 cincuenta años de trabajo-, un sacerdote que llegaba a la parroquia de San Nicolás de Bari en 1983 y que defiende la idea de que donde mejor está un cura es en la calle, «cerca de la gente». En su hoja de servicios brilla, por encima de todo, su labor misionera. «Quiero que se me recuerde por ello, no por otra cosa», insistió, sobre un escenario que se llenó de artistas, algunos de ellos bien conocidos por el propio párroco, como los de Coros y Danzas Jovellanos, que abrieron la parte cultural con diversas danzas del Oriente y del Occidente asturiano, con sus respectivos trajes de gala. Pero sobre las tablas del Jovellanos también pasaron el primer teniente de alcalde y concejal de Seguridad Ciudadana, Rafael Felgueroso, que entregó un pequeño detalle en nombre del Consistorio y destacó los «grandes valores» de Fueyo, así como una vinculación muy importante que les une desde hace tiempo. También Julio Maese, director general de EL COMERCIO, entregó a Fueyo una reproducción de la Santina como recuerdo de esta jornada. Se unieron a la celebración Paloma Goicoechea, que entregó el muñeco 'Astur Asturianu' y Alberto Estrada, de la Fundación Quini, como reconocimiento del amor profesado por Fueyo hacia el Real Sporting. La Asociación de Vecinos de El Coto, la peña sportinguista La Gaita, la Federación de Asociaciones de Vecinos de la zona rural Les Caseríes y el Coro Amanecer también se sumaron al homenaje del párroco de San Nicolás de Bari.

A la actuación de Coros y Danzas Jovellanos se sumó el canto a capella de Pelayo García, un niño de 11 años que arrancó una gran ovación al público por su fantástico arte. También los coros del Grupo Covadonga se sumaron al festejo, además de dos familiares felguerinos de Fueyo -Marisa y Fernando-, que ofrecieron una pequeña muestra de tonada asturiana. Hubo tiempo para los bailes de Candilejas, que fusionaron a la perfección el tango con el flamenco, los poemas de Cristina Rudolph, y las bromas de un Cholo Juvacho que hizo reír al público con sus chistes y coplillas.

Les Caseríes, el 15 de abril

La Federación de Vecinos de la zona rural, Les Caseríes, será homenajeada el 15 de abril en el Jovellanos, dentro también del programa Bravo Asturianísimo. Su esfuerzo y trabajo en la promoción del núcleo rural gijonés, así como su lucha en varias marchas verdes, son algunos de los motivos de este homenaje.

Fotos

Vídeos