La Ecomilla enseña a ahorrar combustible

Una conducción eficiente de un tercio de los turismos de la ciudad ahorraría un millón de litros al año

O. ESTEBANGIJÓN.
Óscar Quintana, uno de los participantes en el proyecto. ::                             J. PAÑEDA/
Óscar Quintana, uno de los participantes en el proyecto. :: J. PAÑEDA

La ciudad se podría ahorrar más de un millón de litros de combustible al año de forma aparentemente sencilla. Bastaría con que un tercio de los vehículos que circulan por la ciudad (unos 115.000 turismos, según el censo de 2010) aplicaran las mismas técnicas de conducción eficiente que han utilizado los 150 conductores pioneros que, durante seis semanas, se han sumado a la Ecomilla. Esto es, al pionero proyecto para controlar las emisiones en la Milla del Conocimiento, el área que aglutina el Parque Científico, el campus universitario, la Laboral, el Jardín Botánico, el Hospital de Cabueñes y el Centro de Arte, área en la que trabajan unas 2.000 personas.

Ese dato de ahorro es una de las conclusiones de este estudio que trataba de conseguir datos reales sobre la movilidad en esa zona y las consecuencias que esos desplazamientos tienen para el medio ambiente. Desarrollado por la empresa Simbiosys, en colaboración con ADN Mobile Solutions y Fivelines, el viernes presentará en el Parque Científico todos los resultados. Porque los 150 participantes en la iniciativa lograron un ahorro de consumo de combustible y de emisiones de dióxido de carbono de un 10%, aproximadamente, durante las seis semanas de la recogida de datos.

Por tanto, si tan sólo un tercio de los turismos hiciera lo mismo, y sólo durante un periodo de tiempo igual, seis semanas, se calcula que el ahorro aproximado sería de 134.120 litros de combustible, lo que equivale a más de 193.000 euros y unas reducciones de las emisiones de más de 330.000 kilos. Y eso, suponiendo que se desplazaran pocos kilómetros.

En cuanto a los datos de movilidad, el estudio destaca que un 50% de los accesos a la Milla del Conocimiento se realizan a través de la autovía del Cantábrico. La vía con menor tránsito en la zona es la avenida de la Pecuaria, con un 10% del total. Ecomilla ha servido también para crear un sistema para compartir coche, en el que se han implicado especialmente los trabajadores del Parque Científico y los estudiantes y profesores de la Universidad. Los responsables del pionero proyecto consideran que la iniciativa está preparada para el siguiente paso: una investigación a mayor escala, tanto en lo referente al tamaño de la muestra, como en la extensión geográfica de la misma, que podría ampliarse a más áreas de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos