El juez da la razón a Mieres por expulsar a un toro de Pinos al incumplir el reglamento

El gobierno local pedirá al ganadero que le pague el dinero por haber cuidado al animal en los últimos diez meses

E. C.MIERES.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Oviedo ha fallado a favor del Ayuntamiento de Mieres en el caso del toro que fue apartado el pasado verano del Puerto de Pinos por haber incumplido el reglamento de uso y disfrute de dicho espacio, al tratarse de una res de la raza Asturiana de la Montaña y no Asturiana de los Valles, tal y como manifestó su propietario para conseguir la autorización, según se recoge en un comunicado enviado ayer por el gobierno local.

El juez ha decidido desestimar el recurso que interpuso el dueño del animal por la retirada del semental, así como la reclamación que solicitaba por los daños ocasionados. De este modo, el magistrado rechaza todas las reivindicaciones que hizo el ganadero y avala la actuación del Consistorio, puesto que considera que la orden de retirada del animal y, posteriormente, la notificación de la prinda fueron notificadas fehacientemente al dueño del toro.

«Engaño» sobre la raza

El juzgado se plantea, asimismo, que «debe comprobarse el engaño con que actuó el ganadero que intentó confundir al responsable municipal sobre la raza del animal». Según recuerda el ejecutivo local, fue la guardería municipal del puerto la que descubrió, una vez introducido el animal en Pinos, que era una res de la raza Asturiana de la Montaña.

En cuanto a la reclamación por daños solicitada por el propietario, el magistrado apunta que «resulta absolutamente improcedente, tratándose de un toro que ha sido cuidado por el Ayuntamiento. Está vivo y se puso a disposición de su dueño desde que le notificaron las circunstancias del caso». Añade también que «los técnicos municipales y el concejal responsable han acreditado el buen trato recibido por el animal, que sigue en poder y al cuidado del Ayuntamiento». Tras este fallo -contra el que no cabe recurso ordinario alguno-, el gobierno local ya ha anunciado que si el ganadero quiere recuperar el toro, exigirá que le pague el dinero que ha supuesto para la Administración local el cuidado y mantenimiento del animal durante los últimos diez meses.

«Si durante el plazo legalmente establecido, no requiriera el toro, pasaremos a tomar las decisiones que consideremos oportunas y reclamaremos los gastos de este tiempo por vía judicial», añadió el Ayuntamiento.

El concejal de Medio Rural, Juan José Menéndez, ha mostrado su satisfacción por este fallo y ha dejado claro que «el Consistorio seguirá trabajando para que se cumplan los reglamentos de uso establecidos en los puertos y evitar que se produzcan casos como este».