Encerrona en La Fuensanta

El Sporting B cae ante el Conquense víctima del colegiado, que pitó un penalti dudoso y expulsó a Cruz, que se encontraba a 15 metros

MARTA BARJOLACUENCA.
El rojiblanco Carlinos controla el balón, rodeado de contrarios y junto al colegiado López de la Oliva. ::
                             REYES MARTÍNEZ/
El rojiblanco Carlinos controla el balón, rodeado de contrarios y junto al colegiado López de la Oliva. :: REYES MARTÍNEZ

Ni tuvo suerte ni tampoco le acompañaron las decisiones arbitrales. El Sporting B se presentó en Cuenca con muchas bajas (tres sancionados, cuatro lesionados, más los convocados por Clemente) al choque contra el Conquense y, pese a crecerse ante la adversidad, cayó derrotado por un abultado 2-0. El conjunto de Manolo Sánchez, que tuvo que dirigir a los suyos desde la grada tras ser expulsado en el descanso, jugó en Fuensanta con cinco juveniles entre titulares y suplentes, que dieron la cara. Sin embargo, un Pulga muy certero rompió las ilusiones de los de Mareo.

El filial rojiblanco no tardó en hacerse con el control del esférico tras el pitido inicial, sobre todo en la medular, lo que propició que, poco a poco, y ganando metros, los de Manolo Sánchez se acercasen con peligro a los dominios de caballero. En el primer cuarto de hora de juego, Guillermo estuvo a punto de inaugurar el marcador tras un disparo que colocó en la escuadra de la meta defendida por Caballero, pero el balón se marchó ligeramente desviado.

A la media hora de juego fue el conjunto de José Luis Montes el que desperdiciaba la mejor ocasión para adelantarse en el marcador. En una rápida contra del conjunto local, Dennis atrapó el balón, pero al guardameta se le escapó de las manos y, con todo a favor, Cristian remató, despejó la defensa y Ruano, al que le cayó el esférico y con toda la portería para él, envió fuera. Por su parte, el filial sportinguista dispuso antes del descanso de una ocasión muy clara en las botas de Serrano, que enganchó un buen disparo que, sin embargo, se marchó desviado.

Nada más comenzar la segunda mitad se produjo la mejor ocasión del Conquense de adelantarse en el marcador. Javi Selvas remató primero, pero encontró con la oposición de Dennis para introducir el esférico al fondo de las mallas. Después fue Juli Ferrer el que. solo delante del guardameta. estrellaba el esférico en el estómago del cancerbero del conjunto local.

Parecía que el Conquense, en esta segunda parte, había salido más volcado al ataque, consciente del daño que podía hacer otra derrota en su feudo. Y, así, cuando se cumplía el minuto 56 de la segunda mitad, Ruano botaba una falta en la frontal y, en el segundo palo, Cubillo estuvo a punto de anotar el 1-0.

La entrada de Pulga en el minuto 60 aportó una gran ofensividad para los locales, que vieron cómo, cuando solo llevaba cinco minutos sobre el terreno de juego, acarició el primer tanto del choque, pero su lanzamiento se estrelló en la parte posterior de la cruceta, aunque el efecto hizo que pareciera que el balón se introducía al fondo de las mallas.

Lío con las tarjetas

Precisamente una internada de este mismo jugador propició el dudoso penalti por mano que rompió el partido. No solo le costó la pena máxima, sino también la expulsión de Cruz por protestar, lo que dejó a su equipo con un hombre menos. El colegiado no estuvo acertado ya que primero le mostró la amonestación a Carlinos y, después, a Cruz, pese a que era Santi Jara el protagonista de la jugada. Ruano transformó la pena máxima y daba la ventaja a los de casa en el marcador.

Con el marcador en contra, la situación del Sporting B se complicó aún más en el minuto 75, cuando Borja López tuvo que abandonar el terreno de juego tras ver la segunda cartulina amarilla. El filial se quedaba con 9 hombres sobre el terreno de juego y el esfuerzo físico se notaba sobremanera.

Golazo de Pulga

Así las cosas, cuando faltaban cinco minutos para el final, una jugada sensacional de Cubillo la culminaba Pulga con un extraordinario remate que suponía el 2-0. Con este resultado poco podían hacer los visitantes para remontar un partido que se les puso en contra cuando el choque se volvió loco tras el penalti, la expulsión y todos los hechos que a continuación se sucedieron.

El conjunto de Manolo Sánchez no está teniendo fortuna con las decisiones arbitrales pierde efectivos de cara a próximos choques. A pesar de que los de Manolo Sánchez prácticamente tienen asegurada la permanencia, con los 42 puntos que luce su casillero, el técnico gijonés no quiere que el filial se despistar e insiste en buscar más puntos que le permitan firmar la salvación matemática y no solo virtual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos