Música barroca en la Catedral

Estrenará una selección de obras compuestas por Joaquín Lázaro para la seo ovetense en el siglo XVIII Forma Antiqva y la soprano María Espada ofrecerán mañana un concierto

ANA SALASOVIEDO.
El concejal de Cultura con el director del grupo la musicóloga María Sanhuesa y el asesor municipal Cosme Marina. ::                             JESÚS DÍAZ/
El concejal de Cultura con el director del grupo la musicóloga María Sanhuesa y el asesor municipal Cosme Marina. :: JESÚS DÍAZ

El conjunto de música barroca Forma Antiqva recupera obras que compuso Joaquín Lázaro, el que fuera maestro de capilla de la Catedral en el siglo XVIII, para el concierto que ofrecerá mañana en el templo. Bajo el título 'Sancta Ovetensis. Esplendor Musical en la Catedral de Oviedo' la formación dirigida por Aarón Zapico y acompañada por la soprano María Espada y el flautista Guillermo Peñalver, interpretará una selección de arias rescatadas del archivo catedralicio. El trabajo de recuperación musicológica comenzó hace tres años y, junto al clavecinista langreano que lidera la formación, participó también la catedrática y experta de la Universidad de Oviedo María Sanhuesa.

El repertorio que Zapico pretendía llevar a la Catedral era más ambicioso, ya que Lázaro compuso piezas para tres cantantes. Por la crisis, sin embargo, se limitó a las arias para soprano con giros españoles, a la manera de Domenico Scarlatti, reconocido compositor italiano de música barroca afincado en España en el siglo XVIII, cuyas cantatas ya interpretó la soprano María Espalda junto a Forma Antiqva y están recopiladas en el disco 'Sopra Scarlatti'.

Forman un programa «interesante, de bellas líneas melódicas y ligero», explica el conjunto residente en el Auditorio de Oviedo y fundado a finales de 1998 por Aarón Zapico y sus hermanos Pablo y Daniel. Es una formación variable. En esta ocasión estará compuesta por más de una decena instrumentistas que interpretarán obras «de gran dificultad», describió ayer en la presentación del espectáculo la musicóloga María Sanhuesa; piezas de una «calidad musical a la que no estamos acostumbrados», detalló el director.

Será una oportunidad para hacerse una idea de cómo 'sonaba' la Catedral en el siglo XVIII. «Ahora son recintos hermosos sin parte de su esencia, ojalá así nos hagamos una idea de cómo era el ambiente» en el templo, confió Sanhuesa. Y sirva para recuperar «mucha más música» que guarda el archivo catedralicio. Además de poner en valor la música asturiana de esa época, «desconocida en el ámbito interpretativo», subrayó el director de la formación barroca.