Europa se rinde al Biesca

El conjunto gijonés logra su cuarta Copa de Europa tras superar en la final al Girona con dos goles de Luchi Agudo y otro de Sara González

DANI BLANCOGIJÓN.
La plantilla del Biesca, con el entrenador Fernando Sierra, posa con el trofeo que la acredita como campeona de Europa. ::                             E. C./
La plantilla del Biesca, con el entrenador Fernando Sierra, posa con el trofeo que la acredita como campeona de Europa. :: E. C.

El Biesca Gijón no se cansa de inscribir su nombre con letras doradas en el viejo continente. El conjunto gijonés volvió ayer a demostrar que es el equipo número uno a nivel internacional. Y lo hizo con su cuarta Copa de Europa. Esta vez, en tierras portuguesas. El equipo que dirige Fernando Sierra superó en Sintra al Girona (3-0) con dos goles de la argentina Luchi Agudo y otro de Sara González, que fue la encargada de abrir el marcador. Se mostró superior a su rival y en la segunda parte impuso su ley.

Los calificativos se acaban a la hora de definir el excelente trabajo de este humilde equipo de La Calzada. Una vez más, el trabajo se ve recompensando con un nuevo título en un año que el club gijonés tardará en olvidar, tras la conquista de la Copa de la Reina y la Copa de Europa. Un doblete histórico que le sirve además para sellar su presencia el próximo año en esta competición, en la que acumulan cuatro de los seis centros europeos que se han puesto en juego. Si hay un equipo especialista en este tipo de competiciones, ese es el Biesca Gijón.

El encuentro no fue nada sencillo para el equipo que entrena Fernando Sierra. El Girona, que también mantiene una dura pelea en la OK Liga con las gijonesas, plantó cara y salió a la pista con las ideas muy claras. Con un juego de tú a tú en el que la igualdad predominó por encima de todo, el Biesca fue el encargado de llevar más el peso de la pelota con largas posesiones, con un punto de pausa para elaborar bien la jugada y no cometer ningún tipo de error.

Las catalanas se defendieron bien, con seriedad, y pusieron sus esperanzas en lograr algún contragolpe mortífero, pero ahí, como siempre, aparecía Christina Klein para salvar a su equipo. La alemana siempre es un seguro de vida bajo los palos. Luchi Agudo dispuso de las mejores ocasiones gijonesas. La argentina pudo marcar en una falta directa en el minuto doce de encuentro, pero falló, y, a ocho minutos de irse a los vestuarios, dispuso de un penalti que tampoco acertó a transformar. Con el 0-0 inicial se llegó al tiempo de descanso.

Decididas tras el descanso

El paso por los vestuarios sirvió para reactivar a las gijonesas, que salieron más decididas a llevarse una nueva Copa de Europa hacia Gijón. Las ocasiones se sucedieron, pero el gol se resistió hasta el minuto 37. La gijonesa Sara González fue entonces capaz de perforar la portería de Salicrú con un buen disparo.

Las jugadoras del Girona no se rindieron, pero el Biesca ya tenía el partido como más le gusta y no se dejó intimidar al practicar una gran defensa que echaba por tierra cualquier tipo de reacción del equipo catalán. Si el cerco defensivo tenía alguna fisura, aparecía de nuevo Christina Klein para alejar los problemas.

La sentencia de Luchi Agudo

Faltaba el gol de la mejor jugadora del mundo. La argentina Luchi Agudo volvió a sacar toda su clase a relucir con una nueva jugada de ensueño, de las que sólo ella sabe plasmar con un stick en sus manos. La jugadora del Biesca puso en pie a los aficionados que seguían el encuentro en el pabellón portugués y asestó un duro golpe al Girona con el 2-0. Faltaban trece minutos para el final.

Si acaso el Girona quería volver a meterse en el partido, Luchi Agudo, de nuevo y sólo un minuto después de anotar el segundo tanto, dejó la final vista para sentencia gracias a una falta directa en la que no perdonó a su rival. A partir de ese momento, el pabellón se convirtió en una fiesta asturiana, con una afición volcada con su equipo y que festejó por todo lo alto la nueva consecución de una Copa de Europa. El cuarto entorchado europeo llegará esta mañana a Gijón.

El técnico Fernando Sierra derrochaba felicidad al término del partido. «Siempre que ganamos sabe de manera maravillosa porque es la recompensa al trabajo de todo el año. Pocos saben por lo que tienen que pasar estas chicas», explicaba el entrenador gijonés, responsable del gran éxito del Biesca Gijón.

Fotos

Vídeos