El Sporting B despide la temporada con derrota

El filial rojiblanco, con varios juveniles en el equipo, firma un buen partido ante el Montañeros pese a la derrota

MANU LÓPEZLA CORUÑA.
Fassani, uno de los jugadores del equipo de División de Honor juvenil del Sporting que ayer jugó con el filial, presiona al asturiano del Montañeros Dudi. ::                             OPAT/
Fassani, uno de los jugadores del equipo de División de Honor juvenil del Sporting que ayer jugó con el filial, presiona al asturiano del Montañeros Dudi. :: OPAT

El final de curso llegó a Elviña Grande con un enfrentamiento en el que poco más se jugaba que el honor y terminó con victoria local (2-1). Los gijoneses, con los deberes hechos e instalados cómodamente en la zona media de la tabla, aprovecharon para hacer rotaciones y se pudo ver en acción a algunos de los juveniles rojiblancos campeones de grupo de División de Honor, como Miñor, Alejandro, Fassani y Berto.

El Montañeros, ya descendido a Tercera División, consiguió despedirse de la categoría de bronce brindando un triunfo al centenar y medio de personas que le apoyaron en esta cita, entre los que el gran protagonista fue el polifacético artista 'Cañita Brava'. Además, los gallegos consiguieron eludir el último puesto.

El partido carecía de tensión competitiva, pero sí pudo verse buen fútbol. Ambos conjuntos salieron decididos a dar un buen trato al balón y buscar la portería contraria. Pronto llegó el primer tanto. El Montañeros, más dominador en los compases iniciales, subía el 1-0 al luminoso en el minuto seis por medio de Rubén Rivera, que recibió el balón en el área, buscó hueco y batió por bajo a Manu Táboas.

Los rojiblancos reaccionaron al instante y empezaron a presionar más arriba. Así lograron embotellar a los coruñeses durante tres minutos con varios córners consecutivos. Poco después, antes del cuarto de hora, Carlinos controló la pelota en el interior del área, aguantó, levantó la cabeza, vio la llegada de Álex Barrera y sirvió el pase de la muerte para que el mediocentro lograra poner las tablas. Culminaban así una gran acción los mejores hombres del encuentro por parte del filial sportinguista, que junto con Guille Pérez, buscaron asociarse constatemente en ataque para hacer daño a la zaga gallega.

Poco después llegaron las acciones más desafortunadas para el filial. La primera fue la lesión de Adama, que hizo un mal gesto en un contragolpe de su equipo y tuvo que ser sustituído por el juvenil Fassani. La segunda se produjo en los instantes finales del primer acto. El Montañeros sacó un córner, la jugada se embarulló y el rechace cayó a los pies de Capi, que transformó el segundo tanto de su equipo. Antes de irse a la caseta, Pablo pudo marcar el gol de la jornada, pero Rafa logró despejar un disparo desde treinta metros que iba a la escuadra.

La segunda mitad siguió una tónica similar, siendo los locales los primeros que consiguieron llevar peligro. Capi, en dos acciones a balón parado, pudo sentenciar el encuentro. Mientras tanto, los sportinguistas seguían combinando bien, pero no encontraban soluciones en los últimos metros.

El Montañeros encontraba más motivación para irse al ataque porque su ariete, Rubén Rivera, peleaba por ser el máximo goleador. Termina la temporada empatado con Joselu, jugador del Castilla, pero pudo quedarse en solitario si no hubiera fallado una inmejorable ocasión tras un pase de la muerte de Herbert. El tiro se marchó desviado. En las postrimerías del partido, Iván Pérez tuvo también el 3-1 en un remate que parecía muy forzado, pero se envenenó y pegó en el larguero. La defensa rojiblanca despejó el peligro.

Finalizaba así un encuentro en el que, a pesar de la derrota, el Sporting B tiene motivos para sonreír. Seguirá en Segunda División B por quinta temporada consecutiva, varios de sus jugadores apuntan alto y los jóvenes de la cantera llegan con hambre. Los rojiblancos terminan la Liga en décima posición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos