Más de un millar de manifestantes claman en Oviedo por la escuela pública

Dos marchas a pie desde Gijón y Avilés llegaron a la capital para «llamar la atención al nuevo Gobierno» ante los recortes

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.
Los manifestantes se concentraron en la plaza de la Escandalera después de marchar en manifestación por la calle de Uría, desde la estación de la Renfe. ::                             JESÚS DÍAZ/
Los manifestantes se concentraron en la plaza de la Escandalera después de marchar en manifestación por la calle de Uría, desde la estación de la Renfe. :: JESÚS DÍAZ

Más de un millar de personas defendieron ayer por las calles de Oviedo el futuro de la escuela pública, ante los recortes anunciados semanas atrás por el Gobierno de la nación. A primera hora de la mañana, se pusieron en marcha dos grupos de padres y profesores desde Gijón y Avilés. Según indicó a EL COMERCIO Luis Fernández, representante del Movimiento por la Escuela Pública, «la marcha tuvo un efecto de bola de nieve, porque se nos iba uniendo gente por el camino». Ambos grupos convergieron en Lugones, donde esperaba un autobús procedente de Candás y otro grupo de más de 200 personas, que prosiguieron el camino juntos hasta el punto de inicio de la manifestación en la capital del Principado, situado junto a la estación de la Renfe, donde se unieron muchas más personas.

Fernández explicó que «nuestra misión era llamar la atención de la sociedad sobre los riesgos que corre por los recortes en la educación y la sanidad». Por ello, también se sumaron a la protesta integrantes de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública, con su presidente, Carlos Ponte, a la cabeza.

Luis Fernández asegura que «lo que nos jugamos va más allá de que nos quedemos sin trabajo o nos bajen el sueldo. Nos jugamos algo que es patrimonio de la sociedad, como una escuela pública sin exclusiones, que está en verdadero riesgo. Y la crisis no es una excusa. Esto nos lleva a que habrá una escuela de beneficencia para los pobres. Por eso, creemos que es lamentable que se destine dinero público a iniciativas privadas que crean segregación», en alusión a los centros concertados.

Política educativa

Que la marcha, que estaba encabezada por la charanga El Ventolín y por una pancarta en la que se podía leer 'No a los recortes, no a los conciertos', terminara en la plaza de La Escandalera no fue algo casual. «Es una llamada de atención a los nuevos gobernantes del Principado. Estamos a la espera de ver qué política educativa va a tener el nuevo Gobierno regional. Sabemos que hay que darle un tiempo a la nueva consejera, pero ya hemos pedido entrevistas con representantes de los partidos políticos para que nos expliquen sus políticas en materia de educación, pero no sólo en la escuela, sino también en la universitaria, porque creemos que también está en serio peligro».

Juana Llana es la presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Gijón (Fapas) y también asistió a la protesta en las calles de Oviedo. Como reconoció, «por primera vez, padres y profesores, estamos todos en el mismo barco. Tenemos claro que si hay recortes afectarán a los profesores, lo que producirá un descenso de la calidad y el aumento del fracaso escolar».

De todas formas, Llana piensa que «en otras regiones están peor que nosotros, ya que hemos estado bastante tiempo sin gobierno, pero creemos que los recortes van a ser los mismos que en otros lugares, según lo que dice el ministro de Educación».

La inminente llegada del fin de curso limita posibles futuras actuaciones en defensa de la escuela pública y Juana Llana recuerda que esperan poder entrevistarse con los responsables regionales en la materia, «porque los del anterior Gobierno no nos recibieron o, como mucho, nos decían que enviáramos por correo electrónico nuestras sugerencias». También reconoce esa limitación de actuación Luis Fernández, debido a «los momentos peculiares que hemos vivido por estar sin Gobierno. Queremos responder con las actuaciones convenientes, pero el problema es que aún no sabemos cuáles serán esos recortes.

Estado del Bienestar

El Movimiento Social por la Escuela Pública defiende «unos servicios públicos fuertes y una enseñanza pública universal y de calidad». El colectivo entiende que así se garantiza el Estado del Bienestar, se dinamiza la economía, se consigue una sociedad más justa, se conseguirán nuevas generaciones más y mejor formadas y habrá un futuro mejor para todos.

Y es que confrontan el hecho de que el Gobierno de la nación pretenda recortar 10.000 millones de euros en sanidad y educación con el de que en los últimos años se haya registrado un incremento de 500.000 alumnos en todo el país. Por ello, creen que «se deteriorará aún más el sistema educativo».