El bisonte regresa mil años después

Son de la especie europea y proceden de los parques de Lelystad (Holanda) y Han-Sur-Lesse (Bélgica) Doce animales llegarán a Asturias pasado mañana para criar en Siero y Villayón

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.
Dos ejemplares europeos introducidos en la Reserva del Bisonte Europeo de San Cebrián (Palencia) donde ha aumentado la manada con una nueva cría, la primera nacida en España en diez siglos. ::                             EFE/
Dos ejemplares europeos introducidos en la Reserva del Bisonte Europeo de San Cebrián (Palencia) donde ha aumentado la manada con una nueva cría, la primera nacida en España en diez siglos. :: EFE

Los bisontes volverán a pisar los montes asturianos mil años después de su desaparición. Pasado mañana llegarán una docena de ejemplares procedentes de los parques de Lelystad (Holanda) y Han-Sur-Lesse (Bélgica). Son 18 ejemplares de bisonte europeo aunque seis están destinados a la localidad palentina de San Cebrián de Mudá.

La docena que viene a Asturias lo hace gracias a una iniciativa del Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España, en colaboración con Adarsa y la Fundación de la Montaña Asturiana. Tras 1.800 kilómetros de viaje, los animales serán soltados en la finca Les Folgueres (20.000 metros cuadrados), en Siero, propiedad de Adarsa, y en la Braña del Zapurrel (1.200 hectáreas), en Villayón, gestionada por la Fundación de la Montaña Asturiana.

Fernando Morán, presidente del Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España, explicó a EL COMERCIO que «en Siero se quedarán un macho adulto y una cría, una hembra adulta y otra joven. En Villayón serán un macho adulto otro joven y otra cría macho, mientras que habrá cinco hembras, de las que tres son adultas».

Uno de los objetivos es evitar la consanguinidad de estos animales, por lo que Morán indica que «las crías que nazcan serán para ubicar en otros lugares. Por ejemplo, cuando la de Siero cumpla los tres años lo más seguro que sea trasladada a Villayón».

Fueron tanto Adarsa como la Fundación quienes se pusieron en contacto con el centro de conservación «porque les gustó la idea de colaborar en preservar esta especie», indicó Morán, quien resaltó que en Villayón estos animales cumplirán además una función muy importante, pues «ayudarán a gestionar la finca. Ya no hay ganado y pueden ayudar a controlar los incendios, etcétera». Hay que tener en cuenta que los bisontes se destacan por alimentarse de rastrojos, por lo que se reduce mucho el riesgo de incendio.

Caben 350

En la Braña de Zapurrel también se podrá estudiar la interacción de los bisontes con otras especies, como el rebeco, la cabra montés o el corzo. En el mundo hay unos 4.000 bisontes europeos y sólo en esta braña se calcula que caben unos 350, por lo que se considera que es un lugar ideal para su reproducción.

El viaje hasta Asturias se hará sin parar y durante la noche, «para que sea más fresco para los animales», indica Fernando Morán. La hora de llegada está prevista para la tarde del próximo jueves, pero todo dependerá de cómo transcurra el viaje. A los organizadores les preocupa que debido a la huelga del transporte se corten las carreteras y el calor pudiera afectar a los animales. Si todo va bien, los bisontes volverán a pisar Asturias mil años después.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos