Detienen por estafa bancaria al obispo polaco no reconocido por la Iglesia

Varias entidades le extendieron más de diez cheques de viaje por importe de 500 euros a pesar de tener sus cuentas vacías

M. MORO GIJÓN.

El Grupo de Delincuencia Económica del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de El Natahoyo ha detenido por un presunto delito de estafa bancaria a Christian Lambert, un polaco de 40 años asentado en Gijón que afirma ser obispo de la Sociedad del Papa León XIII, un cisma tradicionalista no reconocido por la Iglesia Católica y sin relación con el Vaticano. La Policía llevaba tiempo investigando a este controvertido religioso, a quien varias entidades financieras habían denunciado después de extenderle más de diez cheques de viaje ('travel check') por importe de 500 euros y comprobar que Lambert tenía sus cuentas bancarias vacías. Esto es, que fingía tener solvencia económica.

Los cheques de viaje son documentos nominativos operados y administrados que permiten sustituir la tarjeta de crédito o el efectivo en el extranjero. De esta manera se elimina el pago de comisiones por cambio de divisas.

El polaco también está reclamado por un juzgado de Valencia por un delito de hurto. El presunto estafador pasó la noche del viernes al sábado en los calabozos de la Comisaría y ayer pasó a disposición judicial, quedando a continuación en libertad con cargos.

El obispo cismático fue detenido en una vivienda de El Llano a la que acaba de mudarse para convivir con miembros de su congregración religiosa. Anteriormente estuvo residiendo varias temporadas en la casa de acogida que la orden de los Capuchinos tiene en Deva y en la casa rectoral de Argüero (Villaviciosa). Entre sus planes estaba abrir un seminario de su grupo tradicionalista en Gijón, una congregación que se confiesa únicamente obediente al Concilio Vaticano I y no al II.

Lambert fue duramente desacreditado el pasado viernes por el Arzobispado de Oviedo, que a través de un comunicado le tachó de «impostor». «No es considerado como obispo de la Iglesia Católica; fue consagrado inválidamente y no figura en el elenco de obispos de la Iglesia Católica Apostólica y Romana. Las órdenes sagradas por él conferidas tampoco son reconocidas por la Iglesia. Los supuestos sacramentos celebrados por el señor Lambert resultan inválidos y fraudulentos para los católicos», subraya la Iglesia asturiana en el escrito. El comunicado también informa de que el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, recibió el 11 de octubre de 2011 a Lambert, al que le manifestó que no podía celebrar la Santa Misa ni impartir ningún sacramento, pues su ministerio no era reconocido por la Santa Sede.

«Voy a devolverlo todo»

Lambert aseguró ayer a El COMERCIO que su intención es «devolver todo el dinero» estafado a los bancos con los cheques de viaje. «Esta detención viene por errores del pasado que se van a arreglar a partir del lunes», explicó el religioso que no se quiso extender en más detalles. «Fue un momento de mi vida en que estaba sin trabajo y tomé una decisión equivocada para ayudarme a mí y a otras personas que lo necesitaban», agregó. «Ahora soy otro y sólo quiero vivir en paz y tranquilidad en Asturias», anotó.

Fotos

Vídeos