El Ayuntamiento mantendrá los conciertos de la Catedral pese a los posibles daños

Los arquitectos del Plan Director advierten de que las vibraciones afectan al monumentoEn el informe enviado al Cabildo concluyen que tiembla la estructura y los elementos metálicos, vidrieras y cornisas

ANA SALASOVIEDO.
Sergio Dalma, durante su actuación en las fiestas de San Mateo en 2008. ::                             MARIO ROJAS/
Sergio Dalma, durante su actuación en las fiestas de San Mateo en 2008. :: MARIO ROJAS

«No hemos valorado la posibilidad de cambiar los conciertos, de momento, porque no tenemos otro espacio que consideremos adecuado», argumentó la concejal de Festejos, Belén Fernández Acevedo. Conocedora de la petición del Cabildo Catedralicio de buscar otra ubicación para las actuaciones musicales de San Mateo, la edil lamentó no poder atender la solicitud de los responsables de la Catedral «este año», aunque reconoció que los decibelios derivados de los conciertos puedan afectar al edificio.

La petición que el portavoz del Cabildo, el deán Benito Gallego, realizó al alcalde el pasado mes de octubre (ya había transmitido su preocupación a Gabino de Lorenzo, aunque en ninguna ocasión trascendió), iba acompañada por un informe elaborado por los arquitectos del Plan Director, Cosme Cuenca y Jorge Hevia.

Los técnicos insistieron ayer en que los espectáculos «producen vibraciones que se transmiten a la estructura» y eso no es positivo para el edificio. «No quiere decir que pueda poner en peligro la estabilidad», tranquilizó Cuenca, que hizo hincapié, sin embargo, en que «es un factor de riesgo» que se añade a los inevitables como las inclemencias meteorológicas y el paso del tiempo.

«Con grandes eventos, los niveles sonoros son altos y las ondas de tal magnitud que vibra la masa de la Catedral», añadió Hevia. Se percibe a través del suelo, pero también en cada uno de los elementos que adornan la estructura de piedra: las tracerías de los ventanales, las vidrieras, los rosetones, los pináculos, las cornisas, los «kilómetros de molduras» y zonas esbeltas que componen el monumento. También las piezas metálicas como los tirantes de los pináculos, la escalera de flecha o la rejería. «Siempre han provocado desperfectos», advirtió Hevia.

El documento pretendía que el Ayuntamiento tomara conciencia de los daños que, según la Iglesia y los arquitectos que han elaborado en el plan para la rehabilitación de la seo, le provocan este tipo de espectáculos. Con el traslado de la hoguera de San Juan al Parque de Invierno, el Cabildo vio una posibilidad de que la decisión municipal se ampliara también a San Mateo. De momento, no es así. En caso de negativa, el deán propuso bajar el volumen de la música buscando un tipo de espectáculos «más acordes con el entorno».

La oposición

Los grupos de la oposición son cautos hasta conocer el documento redactado por los arquitectos. Aun así, el portavoz de Foro, Arturo González de Mesa, consideró que «si perjudica mínimamente a la Catedral y a su entorno», apoyará el traslado de los conciertos. También apuntó a cuestiones de seguridad en una plaza como la de Alfonso II El Casto en eventos tan multitudinarios como han sido, por ejemplo, los conciertos de Melendi que llegaron a reunir más de 7.000 personas.

Por su parte, el concejal socialista Manuel Ángel Rodríguez avanzó que va a solicitar el informe de los arquitectos «para conocer los daños, sus consecuencias y ver soluciones alternativas,aunque desplazar las fiestas es algo en lo que, en principio, no estamos de acuerdo», apuntó el edil.

El portavoz de IU, Roberto Sánchez Ramos, fue más tajante. Hoy pedirá en el transcurso del Pleno municipal «una declaración en la que digan si las fiestas las tiene que hacer el pueblo y los representantes sindicales o el Cabildo».

Fotos

Vídeos