El fuel se coló por una arqueta hacia la ría

La empresa, que cree que «hubo un cúmulo de circunstancias adversas», trató de minimizar el derrame sin éxito

L. A. R. ABOÑO.

La empresa HC Energía aseguró ayer que el vertido a la ría de Aboño se debió a «un cúmulo de circunstancias adversas» que comenzaron con la rotura de una tubería de fuel y la existencia de una filtración accidental de una arqueta del sistema de recogida y tratamiento de aguas pluviales (agua dulce) hacia el canal de agua de mar que se utiliza para la refrigeración de los grupos.

Según la versión de la compañía, una vez detectada la fuga, el primer paso fue aislar la tubería para minimizar el derrame y su contención en la red de recogida de aguas pluviales, donde, se preveía recoger todo el combustible derramado para su posterior tratamiento. Sin embargo, una parte del fuel consiguió colarse por una arqueta hacia el sistema de refrigeración de la central que comunica con la ría de Aboño, provocando el derrame sobre el litoral.

Desde la empresa se asegura que nada más detectarse esta incidencia, puso los hechos en conocimiento de la Consejería de Medio Ambiente del Principado, el Servicio de Emergencias 112 y el Ayuntamiento de Carreño. 40 operarios con medios técnicos específicos fueron movilizados por HC para la recogida del fuel.

Espumas hace seis días

El vertido de carburante de la central térmica de Aboño es el segundo derrame a la ría que se detecta en menos de una semana. El pasado día 21, la organización Ecologistas en Acción denunció la aparición de espumas sospechosas en la ría. La compañía eléctrica remitió un comunicado al Ayuntamiento de Carreño, que le pidió explicaciones por esta filtración, en el que argumentó que dichas espumas eran debidas al «raspado mecánico y al vaciado de toda la conducción del agua de refrigeración, que toma el agua del mar en el puerto de Gijón y la devuelve a la ría de Aboño». HC también explicó que la toma de agua se realiza frente a las instalaciones de la rula de Gijón y que en la conducción proliferan mejillones y otros organismos marinos. De ahí que a dicha conducción se le suela echar cloro o lejía, para evitar el crecimiento de los bivalvos.

Por otra parte, una empresa asturiana, Innocua Ecologicamente, ofreció ayer al Principado y a los equipos encargados de la limpieza de las playas contaminadas de Carreño un producto que, según destaca, «ayuda a combatir el derrame de hidrocarburos». El producto en cuestión se llama Biograss Extra.

Según explica Pilar Nachón, desde la sede social de la empresa en Gijón, la solución que ofrecen «es un desconstituyente de hidrocarburos y limpiador de alto impacto de cuerpos contaminados por estos compuestos orgánicos». Según Pilar Nachón, el producto está certificado por laboratorios y universidades internacionales. «Es completamente inofensivo y biodegradable, de forma que se puede aplicar directamente a los animales afectados por el fuel».