Cervero regresa a casa

«No puedo asegurar que marcaré 20 goles como la pasada campaña, pero sí que me voy a dejar la piel en el campo», afirma El delantero, ídolo del oviedismo en la última década regresa al club de sus amores después de tres temporadas en el Logroñés

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.
Cervero, ayer, en el césped del Carlos Tartiere. ::                             JESÚS DÍAZ/
Cervero, ayer, en el césped del Carlos Tartiere. :: JESÚS DÍAZ

El hijo pródigo del oviedismo regresa a casa. Uno de los emblemas de la afición en la última década, Diego Cervero, jugará en el Real Oviedo las dos próximas temporadas. Tras su paso por el Logroñés, el ovetense es el primer fichaje del club carbayón para la próxima temporada. La incorporación, que fue gestionada por Ángel Martín Vaca, cuenta con la aprobación del empresario y agente de jugadores Quique Pina -quien, si no hay un cambio radical en los próximos días, se hará cargo de la gestión del club- y era conocido por el alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, que habló con el propio jugador hace unos días.

El delantero no podía ocultar su satisfacción por el fichaje, que se cerró el pasado jueves, y aseguró que «no puedo asegurar que vaya a marcar 20 goles, como la pasada temporada con el Logroñés, pero sí que me voy a dejar la piel en el campo y luchar desde el minuto uno».

Además de ser muy querido por la afición, Cervero es peculiar para lo que se estila en el mundo del fútbol, como lo demuestra que ayer dedicó una parte muy importante del día a estudiar, ya que se encuentra preparando el MIR para optar a la especialidad de traumatología.

El delantero reconoció estar feliz por la decisión tomada y ser, «seguramente, una de las personas más contentas de la capital asturiana», ya que reconoció que los «tres años fuera de casa se hicieron un poco largos. Echo la vista atrás y parece que fue más tiempo». Por ello, afirmó que «da gusto volver y ver cómo me ha recibido la gente por la calle».

Cervero explicó que la pasada semana se gestó su fichaje, tras recibir varias ofertas, «sobretodo una del Alavés muy buena y muy atractiva y la respuesta tenía que ser inmediata». Fue entonces cuando el jugador quiso conocer la predisposición del Oviedo antes de tomar una decisión: «No quería agotar las vías de poder jugar este año en el Oviedo e hice todo lo posible con la colaboración de varias personas». En este sentido, destacó la buena disposición del alcalde de la ciudad y de Ángel Martín Vaca, que «pusieron su granito de arena». Lo que sí dejó claro es que «la negociación duró un día. Fue el miércoles y el jueves ya se hizo, creo que se hicieron las cosas coherentemente».

Respecto al alcalde, el delantero destacó que habló con él y se mostró agradecido «porque me reciba, por su oviedismo y por sus ganas de colaborar», mientras que en el caso de Pina destacó que «hablé de manera breve, pero me dijo que todo iba adelante y que estaba encantado con lo mío».

Las expectativas de la afición con el fichaje de Cervero son altas y el jugador lo asume afirmando que «demostré mucho en el Oviedo, pero en Tercera, y eso tampoco es algo de otra galaxia». Por eso, asume que todo el mundo va a querer ver al Cervero que metió 35 goles en esa categoría y advierte de que «eso es imposible. También quieren ver al que metió 20 goles en Logroño. Es muy difícil, pero intentaré no defraudar», y añadió que «la responsabilidad es importante, te vas a sentir observado, pero también es bonita porque saber llevarlo es lo bonito del fútbol».

A un gol del 100

El jugador bromeó al recordar que ha marcado 99 goles con la camiseta del Oviedo y que por eso ahora tiene «dos años para llegar al cien». Lo que sí tiene claro el delantero es que «tres años después me doy cuenta de que no soy el chaval que era, pero ganas en veteranía, en experiencia...».

Sobre su ánimo para la temporada que empieza explicó que «vengo con una ilusión tremenda. Estoy preparado para lo que venga, lo bueno o lo malo», y añadió que «lo único que sé es que voy a trabajar, voy a luchar y a pelear y los aficionados dirán que soy bueno o que soy malo, pero todo el mundo estará de acuerdo en que me voy a dejar la piel en el campo y luchar desde el minuto uno».

El delantero cree que su vuelta a Oviedo ha emocionado de forma muy especial a sus padres, que ven como vuelve a casa.

Finalmente, anunció su intención de participar en la ampliación de capital del club: «A todo el mundo le gusta participar en lo que uno cree y siente y es el club de tu ciudad. Lo hablé el otro día con Michu y vamos a poner nuestro granito de arena».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos