IU y Equo rechazan el sondeo de gas en Villaviciosa

Las dos formaciones políticas reclaman un estudio de impacto ambiental y critican deficiencias en la memoria del proyecto

LYDIA ISVILLAVICIOSA.

Nuevas alegaciones a los sondeos de gas en Villaviciosa. Tanto Izquierda Unida como Equo anunciaron ayer que se suman al rechazo surgido hacia el proyecto de sondeo denominado 'Viñón-1', con el que la sociedad Petroleum Oil&Gas España S. A. pretende detectar la presencia de gas natural no convencional en Villaviciosa, cerca de la localidad de Viñón, en el límite con el concejo de Cabranes.

El coordinador de IU Asturias, Manuel González Orviz, instó a prohibir la fractura hidráulica «por ser altamente contaminante» y señaló que «cuando existe el más mínimo recelo sobre los efectos para la salud o para el medio ambiente de una actividad, la Administración está obligada a poner todas las medidas a su alcance para despejarlos».

Uno de los principales escollos que está encontrando el proyecto es la técnica utilizada para los sondeos, denominada fracking o fractura hidráulica, un procedimiento novedoso en España pero que ya se ha llevado a cabo en Estados Unidos. «Esta práctica está muy cuestionada e incluso prohibida en algunos países por la alta concentración de productos tóxicos que se utilizan y que podrían poner en peligro a la población y al medio ambiente», explicó González Orviz.

Por ello, entre otras cosas, Izquierda Unida exigió paralizar los sondeos y pidió un estudio de impacto ambiental. «A lo largo de la memoria presentada no se hace referencia a que en EE UU se han detectado casos graves de contaminación por su causa ni a que ante el elevado número de pozos de agua contaminados con productos químicos que se utilizan, la EPA (Agencia de Protección de Medio Ambiente de EE UU) está realizando un estudio a gran escala sobre la seguridad de la fractura hidráulica que tendrá los resultados preliminares para finales de 2012», señaló la formación política en las alegaciones.

Riesgo para la ría maliaya

En los mismos términos se manifestaron desde Equo que, además de presentar sus propias alegaciones, suscribió las de los colectivos ecologistas. «No define el tamaño de la explotación, no recoge los impactos reales, no se ha estudiado la hidrogeología subterránea ni las especies presentes», criticaron.

Otra de las grandes preocupaciones radica en que el fracking consiste en la rotura de las capas de roca para reunir el gas y que éste fluya hacia la superficie, para lo que se utilizan explosivos que provocan pequeñas fracturas y después se inyectan miles de toneladas de agua a muy alta presión, mezclados con arena y aditivos químicos. «La cuenca del río Viacaba desagua a la Ría de Villaviciosa, cosa que se olvida en el documento, y se zanja diciendo que no habrá afección a los cursos de agua superficiales», apuntaron.