«Aquí no vale pensar en un año de transición»

El centrocampista del Oviedo Aitor Sanz asegura que «queremos meternos arriba desde el principio y darle una alegría a la gente»

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.
Raúl Castañón, miembro de la peña 'The Abbey Tabern', con el carné número 6.000 del Oviedo. ::                             E. C./
Raúl Castañón, miembro de la peña 'The Abbey Tabern', con el carné número 6.000 del Oviedo. :: E. C.

Uno de los jugadores llamados a llevar el peso del vestuario en el Real Oviedo es el centrocampista Aitor Sanz, que la pasada temporada fue el capitán del equipo. El madrileño tiene clara la exigencia del club y espera que los nuevos compañeros también la conozcan «aquí no vale pensar en un año de transición y la gente que viene lo tiene claro. Hay una exigencia máxima en cada día y esa idea no vale, queremos meternos arriba desde el principio y darle una alegría a la gente».

El centrocampista ironizó sobre los nuevos y la presión de un equipo como el azul y jugar en el Carlos Tartiere «hasta la primera pitada en el campo no se van a dar cuenta» y añadió que «todos saben de la exigencia de este equipo, que es un club importante, pero salir al Tartiere a jugar es otra historia. Trataremos de que no haya pitadas pero cuando lleguen los momentos malos habrá que ayudarles».

En la tarea de ayudar a los nuevos, Aitor Sanz no estará solo: «Tenemos este año a Cervero, que es un referente para todos, se hace respetar y entre todos nos repartiremos las responsabilidades», aseguró. Algo que van a tener a favor los jugadores esta temporada es que , según el centrocampista, «hay calma en el tema institucional y eso siempre es bueno».

Finalmente, el madrileño espera poder empezar bien la temporada el sábado ante el Avilés, ya que debutar «ganando es bueno para todos» y destaca del conjunto avilesino que «han hecho un gran equipo, tienen futbolistas que han jugado en Primera, pero quizás a los veteranos les cueste arrancar un poco más y ojalá que podamos aprovecharlo».

5 euros para acompañantes

Por otra parte, el consejo de administración ha puesto en marcha una nueva campaña con el objetivo «de que ese amigo oviedista que todos tenemos vuelva a donde tiene que estar los domingos: al Carlos Tartiere». Para ello dispondrán de entradas del acompañante, al precio de 5 euros para los partidos de Copa del Rey y Liga ante el Fuenlabrada. La iniciativa responde a que el consejo considera que «no hay mejor campaña de abonados que la que puedan hacer nuestros socios. Nadie transmite el oviedismo como los oviedistas»

Por otra parte, la peña 'The Abbey Tavern', de Torrevieja, se convirtió ayer en el abonado 6.000 del Real Oviedo. Raúl Castañón, miembro de la asociación, retiró ayer los carnés de la propia peña y de varios de los socios.