«Nuestra plantilla es la sociedad»

La cantante de Nosoträsh, Natalia Quintanal, compatibiliza la música con su vocación de recursos humanos La consultora Lab Revolución lanza un programa para asesorar a universitarios desorientados

AGUSTÍN PALACIOGIJÓN.
Natalia Quintanal y Beatriz Castro, ayer, en la presentación de su nuevo itinerario. ::
                             JORGE PETEIRO/
Natalia Quintanal y Beatriz Castro, ayer, en la presentación de su nuevo itinerario. :: JORGE PETEIRO

A menos de un mes para que las universidades abran sus puertas, algunos alumnos se encuentran en un mar de dudas sobre los estudios que están cursando o que van a iniciar. Según el Ministerio de Educación, hasta un 30% reconoce que se ha equivocado en la elección de su vocación profesional. «Mucha gente se matricula en algo por curiosidad. Otros, por las salidas laborales. Estas razones pueden conducir al fracaso», advierte Natalia Quintanal, cantante de la banda Nosoträsh y una de las socias fundadoras de la consultora Lab Revolución. La falta de motivación o la imposibilidad de superar barreras son problemas que contribuyen al porcentaje de abandono y que, desde ayer, serán tratados en el programa 'Revolucionando Vocaciones' del laboratorio de Quintanal.

Situada en la calle de San Antonio, esta empresa está dedicada, mediante sesiones individuales, al crecimiento de las personas en el ámbito profesional. El nuevo itinerario que ofrece se basa en una encuesta realizada por sus responsables y fundadoras Beatriz Castro y Natalia Quintanal, en la que estudiaron los motivos por los que se escogía una carrera u otra. La filosofía del laboratorio consiste en la frase «lo que es bueno para uno no tiene que ser bueno para todos». Es por esa razón que se busca la reflexión personal y que cada uno saque sus propias conclusiones, siempre con el apoyo de ambas profesionales, que poseen una larga trayectoria en el ámbito de los recursos humanos, y que ahora tratan de ayudar a la gente mediante la orientación y el entrenamiento para el desarrollo.

La vocación y las circunstancias llevaron a estas dos mujeres a crear el Lab Revolución hace unos pocos meses. «Habíamos quedado en paro y no sabíamos qué hacer. Pensamos que había mucha gente con la misma situación, y a la que podíamos ayudar», describe Quintanal. Componente de la banda musical Nosoträsh desde 1993, siempre tuvo claro en qué quería centrarse. Su interés por los recursos humanos la ha llevado a trabajar en empresas como Duro Felguera y Samoa Industrial, siempre sin descuidar su pasión por cantar, que la llevó a una encrucijada en la que tuvo que decidir hacia dónde quería conducir su vida.

«Una productora importante nos llegó a ofrecer un gran contrato al grupo si solo nos centrábamos en él, pero yo necesitaba este trabajo para sentirme realizada. La música me complementa y me hace feliz, pero no lo es todo», cuenta, a la vez que se considera afortunada por «haber publicado discos sin la necesidad de vivir de ellos». Con el resto de la formación ocurrió igual, pues todas sus integrantes tenían interés en centrarse en diferentes caminos. No obstante, siguen dando conciertos. «Tenemos muy poco tiempo para ensayar, apenas unos días antes», afirma la voz de Nosoträsh, quien ya tienen programadas varias actuaciones en septiembre.

Herramientas y consejos

Beatriz Castro, al igual que su socia, lleva unos quince años en esta profesión. Ha trabajado en el Grupo Temper e impartido clases en el Master de Dirección Estratégica de Relaciones Humanas en la Fundación Escuela de Negocios de Asturias. «Nuestra intención es dar también asesoramiento a empresas pequeñas y pymes, que no pueden asumir los gastos de recurrir a otras consultoras de mayor tamaño. La situación del local, en el centro de Gijón, también es uno de nuestros avales», expone Castro. En el tiempo que ha estado funcionando Lab Revolución, han ayudado a personas como María Martín, del programa de personas que transitan, quien asegura que le han aportado «herramientas y consejos en los que normalmente uno no se para a pensar». Destaca el trato «cercano, directo y muy útil».

'Mi primera herramienta' es la mejor forma que tienen los clientes de conocer este laboratorio. En una hora, las asesoras revisan a fondo los objetivos a buscar y planifican una estrategia personal, sesión de la que a partir de ahora también pueden hacer uso los universitarios que visiten la calle de San Antonio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos