San Juan, por Pilar Fernández Caballero

La artista Pilar Fernández Carballedo esculpe una obra fiel a su estilo primitivo

A. S.OVIEDO.

Siendo Fernando Rubio párroco de San Juan pidió a Pilar Fernández Carballedo una obra para la parroquia, una imagen de San Juan «en actitud de bendecir para que quien pasara por aquí» lo fuera. Quiso que lo hiciera «a su aire». Y así fue. La artista de Valdés realizó el boceto, se lo mostró a don Fernando y don Álvaro, pero después el párroco enfermó, y esperaron para terminarla e instalarla en un pequeño jardín que da a la calle Doctor Casal, parte del Camino de Santiago donde permanece desde ayer. «Don Fernando me quería mucho», agradeció ayer la artista que aseguró sentirse «muy orgullosa» (le había comprado varias obras y asistió a la última exposición en la sala del BBVA en febrero) de que «me eligieran a mi» para esculpir a San Juan Bautista. A don Fernando le gustará, «estará feliz en el cielo, será un día feliz para él», confiaron.

Se trata de una escultura en bronce, aunque como Pilar Fernández suele hacer, primero la talló en piedra. Es fiel a su estilo primitivo que, sin duda, recuerda a las figuras prerrománicas. «Yo sé que es fea, pero a mi lo que me sale es eso», bromea la escultora que realizó sus primeras creaciones a los 17 años. Es autora, entre otras cosas, del escudo de Asturias para la investidura en Covadonga de Don Felipe como príncipe, o de Santiago Peregrino, en el paseo de La Florida. Ha compartido sala de exposiciones con Juan Miró en 1978 y recibido la Cruz de la Victoria, entre otros reconocimientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos