El Sporting B cae víctima de sus errores

Los fallos defensivos condenan al filial gijonés frente a un Salamanca muy superior que despachó un gran partido en Mareo

DANI BLANCOGIJÓN.
El rojiblanco Sergio presiona a un futbolista del Salamanca ante la mirada de Alain. ::                             P. CITOULA/
El rojiblanco Sergio presiona a un futbolista del Salamanca ante la mirada de Alain. :: P. CITOULA

Los errores se pagan. Es una de las lecciones que el Sporting B aprendió ayer con creces. El filial rojiblanco cayó con claridad en Mareo (1-3) frente a un Salamanca que dejó muy buenas sensaciones ante un filial gijonés que mostró su peor versión, ya que estuvo flojo en defensa e inoperante en las facetas ofensivas. Un partido en el que no le salió nada bien por lo que la primera victoria en Liga se le sigue resistiendo al equipo de Abelardo Fernández.

El Salamanca mostró muy buena disposición en el inicio del partido y el Sporting B estuvo a su merced. La fortuna estuvo del lado gijonés gracias a que Igor, la referencia atacante de los charros, no estuvo atinado en las dos ocasiones de las que dispuso. Primero con un cabezazo a las manos de Dennis y poco después al mandar el balón alas nubes cuando se encontraba en buena disposición para marcar. El conjunto salmantino cumplió con creces con su papel de equipo grande que aspira a estar en las cotas altas, mientras que el Sporting B resistió las primeras embestidas. Pero llegó el primer error defensivo del filial, que, al igual que al primer equipo, le costó caro. Alain se confía en exceso, Piojo le roba la cartera y se planta ante Dennis para batirle con un disparo cruzado.

La reacción no se hizo esperar. Los rojiblancos encontraron el gol con una dosis de fortuna. Un pase de Lede hacia Bustos lo desvió Zubiaurre hacia su propia portería. La acción, de no ser cortada por el defensor visitante, hubiese supuesto una ocasión de mucho peligro. Empate a uno y el filial gijonés volvía a meterse de lleno en el partido e incrementaba su confianza tras un comienzo titubeante. Al equipo de Abelardo le sirvió para jugar más desahogado y darle un toque de atención a un Salamanca que había iniciado el partido con una marcha más.

Los errores defensivos se sucedieron en la zaga gijonesa, que dejó una imagen blanda, con fallos en la concentración y excesivamente nerviosa. Error pudo cometer el juez de línea en el segundo gol del Salamanca. Igor arranca en posición dudosa, sirve a De Lucas y éste a Borja Sánchez, que bate a Dennis. El Sporting B pasó del posible 2-1, con un remate de Adama que despejó un defensor en boca de gol, al 1-2 en un cerrar y abrir de ojos. Un contragolpe que pilló desprevenida a la defensa local. Poco después, el guardameta gijonés sacó un puño salvador ante un potente disparo de Pol.

El Sporting B necesitaba un tiempo muerto si no quería caer a la lona, porque Igor estrelló el balón en el poste y Borja López sacó un balón a Piojo que iba a convertirse en el tercer gol. El descanso llegó a tiempo para salvar a un equipo golpeado por sus propios errores.

Abelardo dejó en la caseta a Adama Touré y apostó por la entrada de Pablo Pérez. Apareció la calidad de Santi Jara para sacar un centro peligroso al área pequeña que estuvo cerca de conectar con Bustos. Fue un espejismo porque el Salamanca llevó el partido a sus intereses y adormiló el partido hasta que quería imprimirle un cambio de ritmo superior que era letal para el Sporting B.

La amenaza de Borja Sánchez

Era el día de los errores y Borja Sánchez, un peligro continuo para los rojiblancos, le ganó la espalda a los centrales rojiblancos para picar el balón ante la salida de Dennis. Partido cuesta arriba para un filial que no transmitió sensación de peligro en prácticamente todo el partido y se mostró como un equipo inoperante pese a que cuenta en su filas con jugadores para ser un conjunto mortífero, pero sigue sin funcionar.

El Salamanca aprovechó la velocidad de Borja Sánchez y el temple del exrojiblanco De Lucas, que llevó la manija de su equipo, para jugar a sus anchas con el filial. Los cambios de Abelardo no dieron resultado con la entrada de Serrano, en el centro del campo, y de Ernesto, en lugar de Lede y Santi Jara, respectivamente.

Con el 1-3, el Sporting B corrió más riesgos y el marcador pudo llegar a ser más abultado y doloroso, pero Borja Sánchez estrelló el balón en el palo derecho en un remate ante la portería de Dennis. No era el día y Álex Menéndez se encontró con la mala fortuna de un mal bote antes de disponerse a acortar distancias. A renglón seguido fue Guerrero el que pudo marcar, pero se encontró con una buena intervención de Villoria. Al Sporting B no le salió absolutamente nada y sigue sin conocer la victoria en Liga, sumando dos puntos de doce posibles. Abelardo tendrá que analizar los errores para encontrar la solución de un equipo joven que no acaba de arrancar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos