Quique Martín, con el corazón dividido

El exfutbolista avilesino afincado en Salamanca no se decanta de cara al partido del domingo y desea «que los dos equipos sigan arriba»

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.
Quique Martín con Iván Hernández en el Sporting-Salamanca de 2008. ::                             JOAQUÍN BILBAO/
Quique Martín con Iván Hernández en el Sporting-Salamanca de 2008. :: JOAQUÍN BILBAO

Fue uno de los objetivos del primer proyecto Golplus para el Real Avilés, pero Quique Martín había decidido colgar las botas a los 38 años y su retirada impidió que el futbolista avilesino catapultado por el Barcelona apurase sus últimas dosis de futbolista en el equipo blanquiazul. Quique se retiró en la Unión Deportiva Salamanca, uno de los clubes en los que sirvió, en el que fue una referencia y que el domingo visita al club de origen del exfutbolista zurdo.

Por fuerza hay que preguntarle por sus sensaciones, su deseo personal: «Soy avilesino y allí empecé, pero en Salamanca me trataron de maravilla y tengo un cariño especial por este club, así que me resulta imposible decantarme». Para ser diplomático, dice «que cada uno gane en casa y que los dos sigan arriba y se puedan meter en el play-off de ascenso. Sería muy bonito a nivel personal porque yo vivo en Salamanca pero mi familia y muchos amigos están en Avilés».

¿Play-off? Quique Martín sigue a distancia prudencial lo que hacen Salamanca y Avilés, al que ha visto por televisión en un par de ocasiones. «Tiene un buen equipo, jugadores muy curtidos y de calidad con los que están haciendo un gran inicio de temporada. Está arriba por méritos propios y el proyecto tiene buena pinta, las cosas se han hecho bien en el club y me alegro por ello».

Del Salamanca lo mejor que se puede decir es que «la entidad está en el camino de normalizar su situación tras la llegada de Hidalgo. hay un proceso concursar y será un proceso difícil, pero la gente se ha vuelto a ilusionar y el equipo está respondiendo en el campo. Espero que se metan en play-off, como lo deseo para el Avilés».

Tras un año sabático, alejado del fútbol, Quique Martín quiere probarse como entrenador y a lo largo de estos meses tiene pensado obtener el primer título para vincularse al fútbol base. El pasado verano barajó fundar con Julio Iglesias, exportero del Avilés, una escuela, y en el futuro otea su vinculación al Salamanca. Hidalgo lo quiere.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos