Liberbank aplaza el ajuste hasta conocer si se aprueba su plan de capitalización

El banco de Cajastur insiste en su «compromiso de diálogo» y en reducir costes para que el grupo sea más eficiente

JUAN CARLOS VILLARGIJÓN.
José Luis Cabañas, Juan Manuel Carrión, Jesús Navarro y José Manzanero, representantes de CSI-F, ayer antes de la reunión con la dirección de Liberbank. ::                             NEWSPHOTOPRESS/
José Luis Cabañas, Juan Manuel Carrión, Jesús Navarro y José Manzanero, representantes de CSI-F, ayer antes de la reunión con la dirección de Liberbank. :: NEWSPHOTOPRESS

La negociación del plan de ajuste presentado por Liberbank, que contempla la suspensión de empleo de hasta el 60% de la plantilla, reducciones de salarios y de jornada laboral, queda aplazada hasta que la entidad conozca si las autoridades bancarias aprueban o rechazan el plan de recapitalización presentado. La decisión fue comunicada ayer por la entidad a los sindicatos en una reunión celebrada en Madrid, en la que la compañía insistió en la necesidad de aplicar medidas de flexibilidad interna para «mantener a la entidad en los niveles adecuados de competitividad en el mercado financiero español».

En la reunión, según Carlos Jiménez, de UGT, el Grupo Liberbank se ha mostrado dispuesto a escuchar propuestas sindicales una vez que el Banco de España acepte su plan de viabilidad, algo que tiene que ocurrir antes de que finalice este mes de octubre. La empresa, en este sentido, ha mostrado «una actitud positiva y está dialogante y dispuesta a escuchar propuestas», aunque «no se hablará del tema hasta que no se pronuncie el Banco de España».

El dirigente de UGT confió en que Liberbank actúe «de buena fe» y que una vez conocida la decisión sobre el plan de capitalización se establezca un negociación abierta entre ambas partes.

La postura de Liberbank supone un cambio respecto a la defendida cuando convocó hace dos semanas a los sindicatos, pues entonces había manifestado su intención de abrir una negociación «previa y limitada en el tiempo» antes incluso de conocer el dictamen del Banco de España y de la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI) sobre su plan de recapitalización. El banco de Cajastur, en efecto, tiene un déficit de capital de 1.198 millones de euros, según la auditoría de Oliver Wyman.

UGT, CC OO y CSICA solicitaron a Liberbank un «acuerdo de garantías previo» con la renuncia expresa a la aplicación de la reforma laboral, garantía de empleo y reversibilidad en caso de entrar en cualquier operación corporativa. También reclamaron la integración plena de Banco CCM en Liberbank -ahora es una filial, pero como sociedad mercantil independiente-.

«Les hemos pedido la reformulación de las medidas planteadas y esperamos una propuesta razonable con medidas proporcionales, racionales, temporales y equilibradas», aseguran los tres sindicatos en un comunicado conjunto.

Carlos Zapico, de CSICA, se felicitó por el «giro» dado por Liberbank que aunque no ha retirado su propuesta de ajuste sí la «ha aparcado» a la espera de la decisión de las autoridades bancarias.

José Manzanero de CSI-F reclamó la retirada del plan y dijo que cualquier decisión será sometida en asamblea a los trabajadores.

Muy diferente fue la valoración de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI), que mostró su desconfianza ante el cambio de postura de la empresa. «La dirección no retira sus planes de brutales recortes de salario y de despidos a medio plazo, pero ante la movilización de los trabajadores y los graves problemas que está teniendo en diferentes ámbitos se toma un tiempo para seguir con su campaña de falsedades», señala el sindicato. Hoy los trabajadores se concentrarán a las 19.00 horas frente al Auditorio de Oviedo donde se celebra el XXI Concierto Premios Príncipe de Asturias organizado por la Fundación Príncipe y Cajastur

En la reunión, Liberbank ha reafirmado su «llamamiento al diálogo y su compromiso para impulsar la negociación», según informó la entidad en un comunicado. Así, insta a la representación sindical «a que formule sus propuestas orientadas al logro de los acuerdos que se pretende alcanzar», y se ha comprometido a informar del plan de capitalización de la entidad «dentro del respeto al proceso en curso para su aprobación por las autoridades bancarias»

La fecha de la próxima reunión dependerá del calendario vinculado al plan de capitalización, ha precisado la entidad. Liberbank insiste en que las propuestas planteadas, que en su mayoría tienen un carácter temporal y transitorio, con una duración máxima de cuatro años, se han articulado sobre dos pilares: «Evitar la destrucción de empleo y repartir el efecto de las mismas entre todos los estamentos de la entidad, tanto directivos como no directivos».

Discrepancias internas

Por otro lado, ocho de los 18 miembros del consejo de administración de Caja Extremadura -segundo accionista de Liberbank con un 20% del capital- han reclamado una reunión extraordinaria de este órgano para impedir la aplicación del plan de ajuste laboral. Entre los consejeros hay varios miembros del PP que representan a impositores y a corporaciones locales, al Obispado de Coria-Cáceres y a los sindicatos.

En una nota, CC OO asegura que en el último consejo la información que proporcionó el presidente de la entidad, Víctor Bravo, no relacionaba el plan de recapitalización con el plan de ajuste laboral y sus efectos negativos sobre la plantilla. El objetivo es que el nuevo consejo revoque la autorización que se dio la pasada semana para que sus representantes aprobasen el proceso de recapitalización en la junta general de accionistas del 30 de octubre.

Caja Cantabria, que cuenta con el 14% de Liberbank -el 66% restante es de Cajastur- también ha puesto trabas al plan de recapitalización.