«Haría cualquier cosa por mi hermano»

Los jóvenes aislados en el HUCA a la espera del trasplante reciben cientos de apoyos y una reprimenda leve del personal sanitario Federico Alonso llega a Oviedo para donar la médula que permitirá a Javi superar su enfermedad

A. VILLACORTAOVIEDO.
Los tres hermanos, en una foto de hace algunos años. ::                             E. C./
Los tres hermanos, en una foto de hace algunos años. :: E. C.

«¡Menuda la que armasteis!». Ayer llegó la primera «bronca» entre cientos de apoyos. Medio en serio, medio en broma, una de las enfermeras que se encarga de que todo marche como debe durante el aislamiento de los dos hermanos Alonso Nestares en la unidad de trasplantes del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) dedicó de buena mañana a Javi y Borja una «reprimenda leve» después de ver cómo una foto suya viajaba por el ciberespacio y los medios de comunicación con una repercusión difícilmente imaginable.

«Estamos flipando de toda la prensa y toda la gente que se ha puesto en contacto con nosotros. Nos han llamado de todas partes para pedirnos entrevistas y para mandarnos ánimos. Nos han llamado hasta primos que no sabíamos ni que teníamos», bromeaba Borja tras pedir disculpas al personal sanitario «por hacerlo famoso», toda vez que él es el encargado de elevar la moral de su hermano Javi mientras espera por el trasplante de médula que recibirá el viernes y de contar (casi) todo lo que sucede en el diario virtual @Enaislamiento, que, a última hora del día, rozaba los 2.300 seguidores en Twitter.

Personas que aseguraban haberlos visto «en las noticias» y que sus padres «deben estar muy orgullosos». Otras que calificaban su historia de «superación» como «admirable». Y algunas cuantas que se declaraban «pendientes de todo lo que sucede» en ese habitáculo donde deberán pasar un mes. Una habitación que se ha convertido ya, para muchos, en más que un cuarto de hospital: «Es increíble lo que puede hacer una familia unida».

Y nunca más unida que ayer, porque, pasadas las nueve de la noche, llegaba a Oviedo procedente de Madrid, en autocar, Federico. Para todos, 'Fico', 20 años. El tercer hermano en concordia, justo «el del medio de los siete» Alonso Nestares y el único que no va para farmacéutico, porque lo suyo es Derecho y Economía. Pelín «nervioso», reconocía, pero «muy contento, contentísimo de poder ayudar a Javi». Aunque con una petición por delante: «No quiero que nadie me vea como un héroe, porque cualquier persona actuaría igual que yo, que haría cualquier cosa por mi hermano. Lo que fuese».

El viernes, 'Fico' ingresará en el HUCA para donar el tejido que ayudará al más pequeño del clan a superar la aplasia que padece y lo hará «convencido de que todo irá bien»: «Ni se nos pasa por la cabeza otra cosa». Mientras tanto, su madre, Isabel, insistía «en que coma bien», y advertía desde su farmacia de Uría de que «Javi ahora está muy animado, pero lo peor aún está por llegar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos