El profesorado universitario pide al rector que actúe ante «la imagen de su equipo»

«Es una desfachatez del gerente apelar a lo que ha ahorrado para justificar la subida de sueldo, siendo él el beneficiario de su ahorro», afirma

EVA MONTESOVIEDO.
Eusebio González está siendo objeto de fuertes críticas. ::                             MARIO ROJAS/
Eusebio González está siendo objeto de fuertes críticas. :: MARIO ROJAS

En la comunidad universitaria, el peso, la voz y la palabra la tiene el profesorado, hasta el punto de que constituye, de hecho, el colectivo que sustenta al rector. De ahí que la divulgación a última hora de la mañana de ayer de una nota oficial de la Junta de Personal Docente e Investigador incorporándose a la polémica desatada por el incremento salarial para 2013 del gerente de la Universidad de Oviedo, fuera muy mal recibida en el equipo rectoral. Entre otras cosas porque no los representantes del PDI no tienen ningún reparo en «lamentar sin paliativos la imagen que se está dando» desde el Rectorado, ni en «plantear con rotunda claridad nuestra desazón», por lo que concluye solicitando al rector «que actúe con la debida diligencia ante la imagen de desconcierto y descoordinación que reina en su equipo».

Habida cuenta de que los docentes universitarios, un sector tradicionalmente moderado, no son proclives a los posicionamientos públicos y menos sobre el gerente, cuya figura no tiene influencia directa sobre ellos sino sobre el personal de administración y servicios, el escrito obtuvo un fuerte eco en la comunidad universitaria, que le concedió una especial significación por la presencia entre los firmantes del SIPU, sindicato vinculado al rector.

La Junta del PDI es contundente. Entiende que la subida salarial del gerente, que refleja un aumento de 12.400 euros respecto al presupuesto de 2012, «se aprueba en el peor momento posible, con los recortes en las retribuciones de los empleados públicos, el aumento de impuestos y, sobre todo, a la vista de la reducción presupuestaria de los gastos corrientes, de centros y, especialmente, de departamentos». En ese sentido, ironiza sobre que «es manifiesto que todo el profesorado comprende la necesidad de las reducciones presupuestarias, pero, no es tan evidente que los recortes se hayan notado de manera tan significativa y proporcional en el presupuesto asignado a los diversos cargos y niveles del equipo rectoral».

Y ya en un terreno más personal sin que por ello sea menos rotundo, los profesores se dirigen directamente al gerente afeándole las explicaciones dadas a EL COMERCIO sobre la relación entre su buena gestión y su aumento salarial. «Su obligación es hacer las cosas bien en tiempos de recortes, como están haciendo directores de centros y departamentos, investigadores que gestionan proyectos, profesores que han pasado a dar más docencia y todo el personal de la Universidad», señalan, tachando a continuación de «desfachatez» apelar «a lo que ha ahorrado para intentar justificar la subida de sueldo, siendo él, por ende, el principal beneficiario de su 'ahorro'».

Las peticiones de UGT

No fueron los profesores los únicos que tuvieron algo que decir ayer sobre la tormenta desatada alrededor del gerente en el seno de la comunidad universitaria. UGT se confesó «alarmado» por las informaciones generadas por sus retribuciones y califica el tema de «grave» y «preocupante», por lo que asegura que quiere contar con «datos contrastados».

Por eso ha solicitado al rector «con carácter de urgencia y de manera oficial» un informe «detallado» sobre las retribuciones percibidas por el gerente desde el inicio del mandato, la condiciones «relevantes» del contrato firmado en abril de 2012, los «efectos» de la aplicación del real decreto de 2012 sobre dichas retribuciones y la «justificación» del aumento experimentado en la partida presupuestaria que recoge el salario del gerente en el proyecto del ejercicio de 2013.