Un parque para un párroco entrañable

Cándido Viñas recibe «feliz» el homenaje de sus vecinos y del Consistorio, que ha dado su nombre a una zona verde del barrio

Ó. CUERVOGIJÓN.
Cándido Viñas -a la derecha, junto a Manuel Arrieta- descubre la placa que da entrada al parque bajo la atenta mirada del sacerdote Jesús Fernández y de la alcaldesa, Carmen Moriyón. ::                             FOTOS: JOAQUÍN BILBAO/
Cándido Viñas -a la derecha, junto a Manuel Arrieta- descubre la placa que da entrada al parque bajo la atenta mirada del sacerdote Jesús Fernández y de la alcaldesa, Carmen Moriyón. :: FOTOS: JOAQUÍN BILBAO

Ni tan siquiera la insistente y molesta lluvia hizo que los vecinos de Tremañes diesen la espalda a su párroco, Cándido Viñas. La alcaldesa, Carmen Moriyón, inauguró ayer, paraguas en mano, un parque que sirve de homenaje a la labor realizada por el 'cura obrero' en esta parroquia de la zona Oeste. El mismo que lleva más de tres décadas al servicio de Tremañes y cuyo compromiso con las necesidades de su pueblo es más que evidente.

Ese compromiso le llevó a luchar de forma activa a favor de los más desfavorecidos. Los mismos que residían en chabolas -hoy erradicadas-, así como por las infraestructuras y servicios que se negaban, «hasta el cambio político democrático», a la parroquia.

Por ello, la Asociación de Vecinos Evaristo Valle, de Tremañes, propuso a finales de 2011 la ubicación de un cartel que recuerde la importancia de su párroco quien, a su vez y por su antigüedad, es uno de los miembros más carismáticos de la entidad. «La verdad es que es imposible enumerar toda la dedicación que has tenido hacia este barrio», señaló Ángela Rodríguez, vicepresidenta de la asociación vecinal.

Por ello, sabedores de la presión que Viñas ejerce a favor de Tremañes, la vicepresidenta expresó su deseo de poder contar con la presencia del sacerdote durante muchos años, «porque la verdad es que le necesitamos con nosotros». Así lo reconoce un placa colocada sobre un monolito que da la bienvenida al visitante a esta zona verde: 'Jesuita obrero, entrañable vecino de Tremañes, que impulsó la lucha colectiva del barrio'.

«No cojas una neumonía»

Mientras, la primera edil aplaudió la labor del párroco durante todo este tiempo, así como su entrega «por este barrio, que es su familia». «Para mí es todo un honor inaugurar este parque, que espero sólo traiga prosperidad a esta área industrial de Lloreda», indicó.

Moriyón también se mostró preocupada por el estado de salud del sacerdote, quien esta mañana se someterá a una intervención de cadera. «Vamos a ir apurando, no cojas una neumonía y no te puedas operar», bromeó ayer la alcaldesa.

Mientras tanto, Cándido Viñas aprovechó su intervención para recordar los problemas que afectan a Tremañes, relacionados con la falta de autobuses tras las obras del polígono y con la incomunicación derivada del área industrial y de la autovía que, bajo su punto de vista, sufren numerosos vecinos. «Aquí, al lado del parque, viven muchas familias que se han quedado incomunicadas por culpa de esto. Separaron las viviendas de las fincas. Son agricultores y ganaderos, y les han fastidiado», señaló.

Eso sí, el jesuita se mostró «feliz» por compartir, «a pesar de la lluvia», una jornada tan emotiva para él. «Me llamaron del Ayuntamiento para ver si quería suspender el acto por culpa de la lluvia pero, ¿cómo íbamos a avisar a tanta gente? Han venido muchos amigos, incluso antiguos alumnos. Estoy muy contento», afirmó.

Fotos

Vídeos