La arquitectura asturiana toma el Antiguo Instituto

Una exposición repasa las mejores obras del año 2012 en Asturias

MIGUEL MORÁNGIJÓN.
Víctor Longo Valdés y Ester Roldán Calvo, ganadores del XXI Premio Asturias de Arquitectura. ::                             CITOULA/
Víctor Longo Valdés y Ester Roldán Calvo, ganadores del XXI Premio Asturias de Arquitectura. :: CITOULA

«Cuerpo a tierra». No corren buenos tiempos para casi ningún sector, tampoco para la arquitectura. Como una metáfora del momento actual, muchas de las obras que se presentaron este año al XXI Premio Asturias de Arquitectura, incluida la ganadora y una de las finalistas, nacieron «tan pegadas a la tierra que desaparecen en el entorno y hay que buscarlas con sensibilidad y cuidado», destacaba el arquitecto Juan González Moriyón durante la presentación en el Antiguo Instituto de una muestra en la que podrán contemplarse las 51 obras presentadas al Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias y que optaban al Premio.

Por tercera vez, éste recayó en Ester Roldán y Víctor Longo por una vivienda-estudio para la artista Emma Fernández con hotel rural incluido que «preserva el entorno y no es convencional» aseguraron ayer los ganadores en el CCAI. La casa «se esconde» en la localidad llanisca de La Pereda y para su construcción los arquitectos tuvieron que ingeniárselas para superar una normativa legal «anacrónica en el siglo XXI que afecta a los núcleos rurales».

Felipe Díaz de Miranda, galardonado con un accésit junto a Jovino Martínez Sierra por la sede judicial de Villaviciosa, recordó la delicada coyuntura del sector. «Una administración agresiva está poniendo en peligro el futuro papel del arquitecto en esta sociedad. No podemos consentir esto por una extrema legislación», señaló. En el acto estuvo acompañado de la vicedecana del Colegio de Arquitectos de Asturias, Ana Primo de la Torre; del director de la Fundación Municipal de Cultura, Xosé Nel Riesgo, y de otros premiados como Jorge Suárez Díaz, Rogelio Ruiz y Macario Luis. Este último, destacado en otras ediciones, recordó la importancia del Premio: «Hace la obra visible en muchos países».