Los jueces suspenden las batidas de lobos en el Parque de Picos de Europa

Los magistrados aseguran en uno de sus autos que «ha de tenerse muy presente el valor ecológico» del cánido en estos montes

A. INGUANZO OVIEDO.
Imagen de archivo de los cadáveres de dos lobos muertos tras una batida en Amieva en 2005. ::                             N. ACEBAL/
Imagen de archivo de los cadáveres de dos lobos muertos tras una batida en Amieva en 2005. :: N. ACEBAL

Los Juzgados de lo Contencioso Administrativo número 3 y número 4 de Oviedo han dictado en sendos autos la suspensión provisional de la actuación de la Dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa consistente en la realización de un control poblacional del lobo, el último de ellos con fecha del 15 de enero. Concretamente, los tribunales estiman ahora la solicitud de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, que presentaba un recurso para suspender la ejecución de la resolución que el pasado 9 de noviembre de 2012 aprobaba la Dirección del Parque para la eliminación de varios ejemplares de estos cánidos. Contra esta última sentencia cabe la posibilidad de interponer un recurso.

Son un total de trece los colectivos ecologistas que han hecho público este dictamen, el cual celebran. Durante el mes de octubre del pasado año la propia Dirección del Parque Nacional había suspendido la ejecución de las resoluciones anteriores, por las que se autorizaba la muerte de seis ejemplares de lobo en el espacio protegido, tras haber abatido a tres de ellos. Posteriormente, las agrupaciones denunciantes recuerdan que, estando impugnadas las actuaciones, «la entidad volvió a ordenar dar muerte a otros dos lobos en la zona de Los Lagos», orden que ha quedado invalidada provisionalmente por la decisión de los jueces que revisan esta actuación administrativa tras las demandas interpuestas por estas asociaciones ambientales. La resolución cuya ejecución quedaba suspendida el pasado día 15, pretendía abatir dos de estos cánidos en las Sierras de Onís y Cangas de Onís y la zona colindante con Amieva al este del río Dobra, según explica el juez en el dictamen.

La decisión del magistrado se encuentra basada en la ponderación de los intereses públicos y privados. Por una parte la conservación de la fauna salvaje, estimando que «el interés mostrado por la asociación recurrente tiene suficiente peso para ser tenido en cuenta». Además también hace referencia en su análisis a la evolución de los daños a la ganadería, especialmente a vacas de Onís y de Cangas de Onís.

Añade que la otra parte hace referencia a la evolución de los daños a la ganadería en la zona asturiana, especialmente a vacas de Onís y de Cangas de Onís. En este punto el juez comenta que «sin perjuicio de la importancia de la ganadería en un espacio como el de los Picos de Europa, particularmente representativo de los valores de la naturaleza, ha de tenerse muy presente el valor ecológico consustancial a la protección del lobo ibérico en los términos defendidos por la asociación recurrente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos