El director de Villabona indemniza al responsable de la UTE con 1.500 euros

El coordinador de la Unidad Terapéutica se había querellado contra él por injurias

A. VILLACORTAOVIEDO.
Esteban Suárez. ::                             CITOULA/
Esteban Suárez. :: CITOULA

La lucha intestina que enfrenta a la dirección de la cárcel llanerense de Villabona y a los promotores de la Unidad Terapéutica y Educativa (UTE) vivió ayer su último episodio: un acto de conciliación celebrado en el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Oviedo en el que el demandado, Esteban Suárez, director de la prisión, aceptó indemnizar al coordinador de la UTE y demandante, Faustino García Zapico, con 1.500 euros. La indemnización, «por daño moral», llega después de que García Zapico se querellase contra Suárez por injurias toda vez que el máximo responsable del centro penitenciario publicó en el tablón de anuncios de la cárcel una 'Nota informativa de la dirección para todo el personal' en la que hablaba de «un liderazgo autoritario» y de «una posición totalmente sectaria». De manipulaciones, enredos, «líderes mesiánicos» y «proyectos personalistas para satisfacer el propio ego».

Una nota que ayer tuvo que ser sustituida por un escrito de rectificación en el que Esteban Suárez reconoce «un ataque directo y frontal al honor del trabajador de este centro Faustino García Zapico» y le pide «excusas públicas».

Es el último triunfo de Zapico, respaldado por UGT y que también ha cosechado el apoyo de PSOE, IU y UPyD, que acordaron dirigirse al Gobierno central para pedirle que garantice la continuidad de la Unidad Terapéutica. Poco antes, en diciembre, fueron autoridades, familiares y amigos de los internos -a cuya asociación donará el coordinador de la UTE los 1.500 euros- quienes hablaron de «hostigamiento», «involución», «envidia» y «estrechez de miras» de los mandos de la prisión asturiana con respecto a los módulos libres de droga.

El director de Villabona, que también debe pagar las costas de abogado y procurador, había mostrado su oposición a ampliar la Unidad alegando que la oferta de plazas es «más que suficiente» y que hay que «corregir muchas de las actuaciones que se venían llevando a cabo por los profesionales amparadas en la concesión de una cierta autonomía de funcionamiento y en una percepción errónea de su líder, Faustino, de que puede hacer y deshacer a su antojo».