«Se puede pescar en el Narcea un salmón que sea del Esva»

«Un estudio genético no es determinante, el juicio contra Beto por el campanu de 2011 fue un dislate de principio a fin» Javier Lobón Cerviá Investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

SARA GARCÍA ANTÓNGIJÓN.
Lobón Cerviá, en la margen del Esva, a donde va con frecuencia. ::
                             E. C./
Lobón Cerviá, en la margen del Esva, a donde va con frecuencia. :: E. C.

Este mismo mes se conoció la resolución de un juzgado de Oviedo que condenó a Alberto Fernández por estafa. La juez no dio credibilidad a Beto, el pescador que precintó como el campanu de Asturias de 2011 un ejemplar que aseguró había capturado en el Narcea. El fallo avala las tesis de la acusación, que mantiene que el salmón procedía del Esva. El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Javier Lobón Cerviá -que ha investigado la población salmónida del Esva en los últimos 30 años- fue uno de los testigos y avala las tesis de Beto.

-¿Qué contó usted en el juicio?

-Acudí como experto, como perito independiente, para, con mi estudio, rebatir un informe genético de la profesora Eva García Vázquez de la Universidad de Oviedo, que intenta demostrar que el salmón, el campanu de Alberto Fernández, no era del Narcea sino del Esva.

-¿Y en qué se basó su testimonio?

-No hay manera de demostrar que eso sea así. El estudio genético que se ha hecho es un juego de probabilidades. Ese salmón en particular tiene bastantes probabilidad de ser de no sé qué río y una un poco mayor de ser del Esva. Pero eso no es determinante de nada, no quiere decir que sea del Esva. Pero es más grave la mala interpretación que hacen de ese estudio. En el caso hipotético de que el salmón fuera del Esva, no quiere decir que no se haya pescado en Narcea.

-Los salmones en ocasiones regresan a ríos que no son de su cuenca, pero el estudio genético situaba al salmón de Beto en un 70% como del Esva.

-Los salmones tienden a volver a reproducirse en los ríos en los que han nacido, pero existe el denominado fenómeno de error, por el cual los salmones a veces se equivocan y van a otro. No sería raro de ninguna de las maneras que se pescara un salmón en el Narcea, que está a 20 kilómetros del Esva, y ese ejemplar fuera del Esva. En el último estudio en el Urumea, donde no se hizo un estudio genético sino que se marcaron los salmones, aparecieron ejemplares de Galicia, Asturias, Santander, Francia y País vasco. El estudio genético no es determinante en absoluto. Agarrarse a eso es una insensatez.

-¿No se puede certificar, según su opinión, la procedencia de un salmón determinado?

-Es un problema de querer ir más allá de lo que puede determinar la ciencia. Eva García Vázquez hizo una tesis doctoral en la que estudió la genética de los salmones de los ríos principales de Asturias y que llegaba a la conclusión de que los salmones de Asturias están genéticamente homogeneizados, lo que se debe a las repoblaciones y al error en el regreso.

-Beto va a recurrir el fallo...

-Desde mi punto vista, el juicio fue un dislate y así se podrá ver en la apelación. Desde que le cae la denuncia hasta quién le denuncia, pasando por la Guardia Civil que le lleva a Luarca y algunas amenazas engañándole con que tienen pruebas...

-La juez no dio credibilidad a la versión de los guardas.

-No les ha hecho ni caso. Vivimos en una sociedad que es el imperio de la confusión. En una sociedad seria, alguien pesca un salmón y quien actúa de notario es el guarda. Y si el guarda lo dice, no cabe discusión.

-¿A qué cree que obedece entonces la denuncia?

-La miseria humana, que es muy grande. Vivimos en el imperio de la confusión y de la miseria. Supongo que los pescadores tenían vistos salmones y, como consideran que los salmones son suyos y el río también, al ver que un famoso pescador les quita el salmón y 6.000 euros se enfadaron y calentaron la cabeza a una cantidad de gente que se presta a creer a cualquiera que cuente alguna sandez.

-Pero en el fallo se rechaza hasta la secuencia temporal desde que Beto dice que pesca el campanu hasta que lo precinta.

-La sentencia no tiene ni pies ni cabeza. Cuestionaba incluso si se había muerto el salmón.

-Lo que la juez decía es que había contradicciones en el relato sobre cuándo había muerto el salmón.

-Los pescados es lo que tienen, les sacan del agua y se mueren. Las contradicciones las generan la jueza y la fiscal. El salmón sale vivo, sigue vivo, resiste un tiempo y la falta de oxígeno lo va matando y da coletazos. El de Beto los dio en el coche y cuando llegó al puesto del guarda estaba muerto. ¿Dónde esta la ilógica de todo esto?

Conservación de los ríos

-En las tres décadas que lleva estudiando los ríos asturianos, ¿qué ha cambiado?

-No han cambiado mucho las cosas, afortunadamente. Los ríos de Asturias y Santander son de los mejor conservados de la Península Ibérica.

-¿Corre peligro el salmón en Asturias?

-Si se mantienen las cosas como están, con políticas de pesca desaforadas y sin límites, nos podemos llevar un susto muy gordo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos