Cumplir dos meses entre la vida y la muerte

El bebé cuyos padres fueron detenidos por malos tratos continúa ingresado en la UCI del Materno

OLAYA SUÁREZGIJÓN.
Los padres del bebé, el jueves en el juzgado con su abogada. ::                             UCHA/
Los padres del bebé, el jueves en el juzgado con su abogada. :: UCHA

Prácticamente sin visitas de sus familiares y debatiéndose entre la vida y la muerte. Hoy cumple dos meses el bebé que desde el martes permanece ingresado en estado crítico en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Materno Infantil, en Oviedo. Sufre graves daños neurológicos y se encuentra en coma, sin responder a estímulos externos. El equipo médico que lo atiende y se desvive porque el niño salga adelante, es consciente de que «la situación es muy compleja». La evolución de los próximos días será determinante.

El niño, que tiene una hermana melliza que se encuentra en buenas condiciones de salud, fue encontrado en el domicilio de sus padres, en la calle Elduayen, por su tío paterno cuando éste se disponía a ayudar a la madre de los pequeños en sus tareas cotidianas. Mariana O. G., de 40 años, no era primeriza en la maternidad -tiene otro hijo de 9 años- pero sus allegados aseguran que desde el alumbramiento «se vio superada por todo». Por ese motivo, la abuela paterna y el hermano de su marido se personaban a diario en su domicilio para ayudarla. «No estaba atravesando un buen momento. Casi no había salido de casa desde que dio a luz y se veía que estaba muy desmejorada», comentan los vecinos.

Su pareja, Daniel M. Z., de 30 años, se pasaba prácticamente todo el día fuera de casa trabajando en un parrilla de La Calzada «para mantener a la familia». La madre de los tres pequeños estaba en paro y con anterioridad había trabajado durante un corto periodo en una lavandería industrial. «Pasaron por varios pisos de alquiler del barrio hasta que recalaron aquí hace un año. No se relacionaban mucho con los vecinos, pero a ella sí que se la veía más, sacando al perro o en el bar de la esquina», asegura un vecino de su portal.

El niño mayor residía de forma habitual en casa de los abuelos paternos, en la calle Nicaragua, quien se encargaban de llevarlo al colegio y también de visita a la casa en la que se encontraban sus hermanos pequeños. El martes, la vida de la familia cambió radicalmente. El mellizo tenía que ser llevado de urgencia del Hospital de Cabueñes. «Estaba inmóvil, tenía un ojo cerrado y el otro abierto y era un peso muerto al cogerlo», explica el tío que lo encontró en ese estado.

Los médicos que lo atendieron se percataron de la gravedad del menor y determinaron su traslado en UVI móvil al Hospital Materno Infantil de HUCA, en Oviedo. El bebé estaba intubado y acompañado por sus padres. Fueron las pruebas a las que fue sometido en Oviedo las que revelaron que podría haber sido víctima de malos tratos. Sus padres fueron arrestados por el Cuerpo Nacional de Policía. Al día siguiente, el miércoles por la tarde, los agentes registraron la vivienda en presencia de los arrestados. El padre negó tener relación alguna con lo ocurrido, ya que «estaba trabajando». La madre también negó que hubiese agredido de forma intencionada a su hijo, si bien reconoció que «a lo mejor no los había tratando muy bien desde que nacieron», tanto a él como a su hermana melliza.

Ambos fueron puestos en libertad provisional a la espera de que avance la investigación. La jueza impuso a la madre, a petición de la fiscalía, la prohibición de comunicarse o acercarse a sus tres hijos. Además, a los dos progenitores les ha sido retirada la patria potestad, que ahora tiene la abuela.