Los Telares despide a 75 de sus 650 trabajadores y cierra once tiendas

La reestructuración de la empresa lleva a un ERE en la central de Avilés, en la que se reducirá la jornada en un 25% y se prescindirá de 12 empleados

J. GONZÁLEZAVILÉS.
Julián Rus Cañibano. ::                             LVA/
Julián Rus Cañibano. :: LVA

La cadena textil avilesina Los Telares despedirá a 75 de sus cerca de 650 empleados y procederá al cierre de once de sus 125 tiendas en toda España. La medida forma parte de la reestructuración que enfrenta la compañía para tratar de salvar la situación de crisis en la que se ha visto inmersa en los últimos años por la caída en las ventas atribuida al descenso del consumo y que llevó a acogerse a un concurso de acreedores, aún en marcha.

Además de los despidos derivados del cierre de tiendas -63 en total-, la empresa enfrenta un recorte de la plantilla de sus instalaciones centrales, en el polígono de Las Arobias. En ese punto se ha previsto prescindir de doce de los cerca de 75 trabajadores que desempeñan su labor en dichas naves y oficinas. Además, para el resto de la plantilla se está negociando en la actualidad un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que, en principio, recoge una reducción de jornada para todos los trabajadores del 25%, según indicó ayer a preguntas de este diario el propietario de la compañía, el empresario avilesino Julián Rus Cañibano.

El cierre de tiendas ha afectado por ahora en Asturias a una única tienda, ubicada en Gijón, y en la que trabajaban dos empleados, de los que «uno ha podido ser recolocado», indicó Rus. El resto de los cierres se han producido en tiendas de Bilbao, Cáceres, Madrid, Huelva y las provincias de Jaén y Valencia, entre otras.

Por el momento, la empresa continúa con el proceso de reestructuración iniciado en los últimos meses con el fin de garantizar la viabilidad futura de la cadena textil avilesina. Julián Rus confiaba ayer en que el proceso se pueda cerrar lo antes posible, una vez superada tanto la reestructuración como el concurso de acreedores anunciado a finales del pasado año. Entonces, el propio Rus Cañibano avanzó los posibles ajustes de plantilla ahora anunciados recordando la tradición de la compañía textil, «en la que siempre el mantenimiento del empleo ha sido prioritario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos