Agüera denuncia que Caleras San Cucao pretende incinerar residuos peligrosos

La asociación de vecinos se opone «de manera rotunda» a que se quemen basuras y residuos tóxicos «en medio del pueblo»

RUTH ARIASLLANERA.
Las instalaciones de Caleras San Cucao en Agüera. ::                             PABLO NOSTI/
Las instalaciones de Caleras San Cucao en Agüera. :: PABLO NOSTI

Caleras San Cucao ha vuelto a hacer saltar la voz de alarma en Agüera. La empresa extractiva ha presentado el Documento Ambiental Preliminar del Plan Especial Territorial solicitado por la CUOTA para poder construir una planta hidratadora e implantar una nueva línea de alimentación del horno de cal, y el principal problema que ve la asociación de vecinos San Pedro de Agüera es que la concesión de una autorización para instalar la fábrica de cal y dolomía incluye la incineración de residuos municipales y peligrosos.

«Cuando se solicitó la instalación del horno ya sabíamos para qué era», asegura el portavoz de la asociación, Osmel Fernández, que recuerda que con anterioridad a la construcción de la polémica instalación, hace algo más de una decena de años, el gerente de la empresa y una delegación del Ayuntamiento visitaron un horno de similares características en Milán, pero que se utilizaba para quemar basuras, no cal. «Esto es un preliminar para convertirlo en una incineradora de residuos», denuncia Fernández.

La asociación de vecinos matiza que una empresa filial de Caleras San Cucao, Sidercal Minerales, ya está gestionando residuos peligrosos procedentes de procesos metálicos y metalúrgicos, que destinan a la creación de nuevos productos. «El negocio de esta empresa son los residuos», explica Fernández, que ha manifestado su «oposición rotunda a la incineración de basuras y residuos tóxicos en medio del pueblo». Reconoce que están asustados «por los antecedentes», ya que hay una larga historia de enfrentamientos entre la empresa y el colectivo vecinal por las sucesivas ampliaciones o los ruidos producidos, y considera también que, en esta ocasión, los problemas originados por la Calera ya no afectarán únicamente a los vecinos de Agüera, sino que las consecuencias se extenderán por todo el concejo.

De momento, la presentación de este Documento Ambiental Preliminar es sólo una primera fase, pero los vecinos ya han anunciado que presentarán alegaciones. También van a iniciar esta semana una ronda de contactos con los distintos grupos políticos municipales para intentar frenar el proyecto.