Los enfermos de alzheimer portarán una chapa en la que irán encriptados sus datos personales

El distintivo mostrará un código QR que transmite toda la información pasando sobre él un móvil de última generación

R. M.OVIEDO.

Situación: un enfermo de alzheimer sufre una crisis, en plena calle, y no sabe cómo volver a su casa. La gente intenta ayudarlo planteando preguntas a las que no puede responder en ese momento. La situación tiene difícil arreglo y puede terminar en un centro de salud o en comisaría. Ahora, un acuerdo entre la Fundación Alzheimer de Asturias y la asociación del mismo nombre (AFA) permitirá dar una mejor salida al problema, aprovechándose para ello de la última tecnología.

La idea pasa por distribuir entre los afiliados de AFA una chapa identificativa que llevarían en la ropa de calle y que está basada en el código QR, una especie de mapa de puntos que nada dice al ojo humano. Sin embargo, al pasar sobre este código un teléfono móvil de última generación (smartphones), el dispositivo traduce esos puntos en información valiosa para la cuestión, como el nombre del familiar al que se debe llamar, el domicilio o las necesidades específicas del enfermo. El ingenio detallará también el grupo sanguíneo o las patologías y medicamentos asociados al portador.

En AFA matizan que para resultar operativo, el mecanismo requiere tener a su disposición una serie de datos personales protegidos por la legislación. «Nuestro censo de afiliados figura inscrito en la Agencia de Protección de Datos y la clasificación del archivo está considerado en la más alta de seguridad y privacidad», indican. Por este motivo, cada socio interesado en el servicio deberá firmar su correspondiente autorización para que los datos se utilicen en este fin.

La Asociación Alzheimer de Asturias está ofreciendo de manera gratuita una de estas chapas -de unos cuatro centímetros de diámetro- a cada afiliado. La Fundación Alzheimer es quien provee estos modernos distintivos.