Esperanza para padres e hijos

El proyecto 'Dame una sonrisa', que cumple diez años en el Servicio de Oncología Infantil del HUCA, recibe la visita de Sandra Ibarra

JAVIER FERNÁNDEZOVIEDO.
Julia y su padre, ayer, con Sandra Ibarra en el Huca. ::                             JESÚS DÍAZ/
Julia y su padre, ayer, con Sandra Ibarra en el Huca. :: JESÚS DÍAZ

«¿Te acuerdas del cuento que leímos cuando estabas en la UCI?». Aída y Julia, voluntaria de la Cruz Roja la primera, hospitalizada del Servicio de Oncología Infantil del Centro Materno Infantil la segunda, se miran frente a frente. «El del Mago de Oz, ¿te acuerdas?», pregunta Aída de nuevo, en cuclillas, situada un poco por debajo de la niña que, sentada sobre las piernas de su padre dibuja en su cara una enorme sonrisa como respuesta. Por ese gesto trabajan los integrantes del proyecto de Cruz Roja 'Dame una sonrisa', que llevan ya diez años realizando actividades en el Servicio de Oncología Infantil del HUCA para facilitar la estancia de los niños ingresados.

Ayer les acompañó Sandra Ibarra, cuya fundación se dedica también a luchar contra el cáncer. «Después de haber superado dos cánceres, para mí hacer este tipo de cosas es una obligación», resaltó la modelo. «Yo estuve malita como tú, pero luego te va a volver a crecer el pelo, mucho, como a mí», le comenta a Julia, aún sentada en el regazo de su padre.

«Esta enfermedad tiene una parte muy dura», comenta ya en el pasillo Sandra Ibarra, quien habla, pese a lo espinoso del tema, con la serenidad que otorga la experiencia. «Pero mucho más duro me parece no ayudar», sentencia. Señala que la inocencia de los niños les protege a menudo, impidiéndoles comprender con exactitud la gravedad de su situación. Por eso, buena parte de estas acciones solidarias están dirigidas a los padres. Al verla a ella y conocer su caso, relata la modelo, «están viendo esperanza andante».

21 becas de investigación

Con los voluntarios de Cruz Roja como guías -conocen perfectamente las instalaciones del Materno Infantil y a sus inquilinos, ya que a lo largo del año realizan labores recreativas para hacer más agradable la estancia de los niños y que puedan seguir con su formación y su desarrollo social y personal- Sandra Ibarra recorrió la planta, compartiendo un rato con otros niños como Julia.

La acompañaron también el gerente del Área Sanitaria IV, Jaime Rabanal; la presidenta de Cruz Roja Asturias, Celia Fernández, y el director de la Obra Social y Cultural de Cajastur, Carlos Siñeriz, representantes de los pilares que mantienen el proyecto en pie.

La Fundación Sandra Ibarra, además, ha querido ir más allá de la solidaridad. «Ya hemos puesto en marcha 21 becas de investigación», destacó la presidenta de la asociación. Hasta el próximo 30 de abril, de hecho, los investigadores en oncología infantil pueden solicitar una de estas ayudas, dotada con 25.000 euros y que la Fundación ha puesto en marcha con el apoyo de Karactermanía.

Incluso a la hora de repartir esperanza, en la lucha contra una enfermedad resulta inevitable recordar a los amigos que han perdido la batalla. «Estos actos se los dedico a Pepe Sancho, a él le gustaría estar aquí», comentó emocionada la modelo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos