La enseñanza concertada protesta «en defensa de 40 puestos de trabajo»

«Educación publicará su propuesta definitiva sobre el recorte de unidades en plenas vacaciones», denuncian los sindicatos de la red

A. VILLACORTAOVIEDO.

La enseñanza concertada se echará a la calle a partir de la una y media de esta tarde para protestar por la propuesta provisional de la Consejería de Educación del Principado de suprimir más de una treintena de unidades en esa red educativa, lo que, según sus estimaciones, le supondría a la Administración un ahorro de alrededor de seis millones de euros durante los próximos cuatro años.

La concentración, convocada a las puertas de la consejería, en la ovetense plaza de España, ha sido organizada por los tres sindicatos mayoritarios del sector (OTECAS, USO y FSIE) y a ella está convocado todo el personal de la concertada, no sólo el de los centros afectados: los dos colegios de Fomento en la región (Los Robles y Peñamayor), además de los gijoneses San Eutiquio y Ursulinas, que perderían un aula cada uno, al igual que el José García Fernández (Valdés), el Colegio San José (San Martín del Rey Aurelio), el Santo Tomás de Aquino (Langreo) y el San Luis de Pravia, mientras que el Colegio Sagrada Familia-El Pilar, de Pola de Lena, se enfrentara a la pérdida de hasta tres unidades.

«Tenemos que conseguir que la consejería dé marcha atrás», reclamó ayer el secretario general de OTECAS, Juan Luis González, que llamó a defender «los 40 puestos de trabajo» en juego con un recorte que afectaría a más de 700 plazas escolares.

Y mientras que Adolfo Congil, secretario general de Enseñanza de USO, cargaba contra el hecho de que la resolución definitiva sobre la renovación de los conciertos llegará «en plenas vacaciones de Semana Santa» y auguraba una batalla judicial en la que centros como los de Fomento pedirán «medidas cautelares», Jesús Llavona, de FSIE, recordaba que, «una vez reunida la comisión de conciertos, la decisión final corresponde a la consejera».